Comenzar de nuevo con una hoja de ruta: aunar experiencia y juventud

Por  5:18 h.
¿Comenzamos de nuevo? El eslogan de la campaña de abonos del Sevilla apuesta por un volver a empezar que, paso a paso, va tomando forma. A nivel deportivo, con la reciente salida de Gary Medel con destino a Cardiff, y a falta de un mediocentro defensivo que reemplace en el plantel al chileno, una de las conclusiones que se pueden sacar al ver la renovada plantilla 2013-14 del Sevilla F. C. es una rebaja sustancial en su media de edad, entre las más bajas de Primera división y sin duda, de las más lozanas de la historia reciente del club de Nervión. De la decena de caras nuevas aterrizadas en este periodo estival —sin tener en cuenta la vuelta de Javi Varas o los canteranos que tendrán minutos en el primer equipo— que ha supuesto una renovación del plantel acaudillado por Unai Emery, llama poderosamente la atención que a los rectores nervionenses no les ha temblado el pulso a la hora de dar luz verde a la llegada de futbolistas sin ese plus de experiencia que suele ser habitual cuando un equipo se plantea una renovación y volver así a ilusionar a los suyos.
Teniendo en cuenta que el propio entrenador sevillista explicó en la rueda de prensa previa al partido de vuelta en Pogdorica que tanto Maduro como Guarente —salvo giro inesperado— no van a tener sitio en el proyecto deportivo de la campaña que arranca este domingo frente al Atlético de Madrid en el Sánchez-Pizjuán, a lo que hay que unir las salidas de Babá y Hervás aún por resolver, el adiós de hombres como Palop (a punto de cumplir 40 años), Manu del Moral (29), Navas (27), Negredo (28) o Spahic (33) ha rebajado considerablemente la media de edad del primer plantel. Bastaba ver ayer a Sebastián Cristóforo durante su presentación como nuevo jugador sevillista, aún con 19 años (no cumple la veintena hasta dentro de diez días), para elegirlo como referente de este pacto con la juventud por el que ha abogado el club para ahormar una parte significativa del grupo. De los recién llegados, sí se ha optado por un «veterano» de 29 años en la zaga. Se trata de Nico Pareja. Después, la responsabilidad del gol va a ser para delanteros con un currículum con muescas, pero no por ello mayores. El colombiano Bacca y el francés Kevin Gameiro tienen 26 años mientras que al rumano Rusescu le adornan 25. Viendo a estos futbolistas comparados con los antes mencionados, se produce un descenso en la media de edad que toma tintes cualitativos cuando se analiza el resto de recién llegados.
Así, el portugués Daniel Carriço también tiene 25 años mientras que Marko Marin y Víctor Machín aún están en los 24, jugadores todos ellos llamados a tener un peso específico considerable en las tres competiciones que el Sevilla se apresta a enfrentar si logra el pase a la fase de grupos de la Liga Europa. Pero es que la media sigue bajando con otro de los lusos del plantel, Diogo Figueiras. El lateral derecho nació el 7 de enero de 1991, por lo que va a iniciar la campaña con 22 años. Por último, el desparpajo propio de la juventud se representa en Jairo Sampeiro y Sebastián Cristóforo. El primero llega procedente del Rácing de Santander con ganas de demostrar que su rol ha de ser relevante mientras que el uruguayo ya sabe lo que supone llevar galones en el centro del campo de un histórico como Peñarol de Montevideo. Y eso que sólo tiene 19 años. Si a ellos se une gente como Alberto Moreno, Kondogbia, Rabello o canteranos del gusto de Emery como Cotán —que a sus 17 años debutó oficialmente en Pogdorica— o Israel Puerto, el papel de los jóvenes parece asegurado. «Tenemos una plantilla preciosa, quizás la más joven de España», dijo ayer el presidente Del Nido junto a Cristóforo. Resta ver si el cóctel embriaga para bien.