Sevilla – Rayo (5-0): «Manita» para volar hacia el objetivo

Promes, Munir en dos ocasiones, Ben Yedder y el joven Bryan rubricaron una goleada que hace soñar con la Champions

Por  21:29 h.
Sevilla
5
Rayo Vallecano
0
Sevilla FC: Vaclik; Jesús Navas (Aleix Vidal, m. 72), Mercado, Carriço, Promes; Sarabia, Banega, Roque Mesa, Franco Vázquez (Rog, m. 71); Ben Yedder y Munir (Bryan, m. 74).
Rayo Vallecano: Alberto; Velázquez, Amat, Gálvez (Javi Guerra, m. 62), Álex Moreno (Tito, m. 46); Embarba, Mario Suárez, Uche, Álvaro (Kakuta, m. 70); Pozo y Di Santo.
Goles: 1-0, m. 54: Promes. 2-0, m. 56: Munir. 3-0, m. 61: Munir. 4-0, m. 68: Ben Yedder. 5-0, m. 86: Bryan.
Árbitro: Cuadra Fernández (Comité Balear). Mostró tarjeta amarilla a Banega, Gálvez y Pozo.
Estadio: Ramón Sánchez-Pizjuán. 31.636 espectadores. Terreno de juego en perfectas condiciones. Cielo poco nuboso y 20ºC. Partido de la 34ª jornada de LaLiga Santander 2018-19.

Partido redondo del Sevilla para resarcirse del mal trago vivido hace cuatro días en el Coliseum. El equipo de Caparrós reacciona al trompazo de Mateu y las polémicas manos de Getafe levantándose a lo grande en su casa y pasando por encima del Rayo Vallecano… con una contundente «manita» (5-0). El choque fue completísimo de los hombres de Joaquín Caparrós. El gol se resistió en la primera parte, pese a las numerosas ocasiones generadas por los locales, y fue en la reanudación cuando el cuadro sevillista desarboló por completo a su adversario y llevó la fiesta a la grada. Promes, Munir en dos ocasiones, Ben Yedder y el joven Bryan, que se estrenó con tanto de bella factura, rubricaron una goleada que hace soñar con la Champions a los de Nervión. Por méritos y fútbol.

Sin experimentos, el técnico utrerano tiró del mejor once a su disposición. La variación más sensible la llevó a cabo en el costado zurdo de la zaga, donde apostó por Promes como sustituto del sancionado Escudero. Regresaron también a la alineación dos pilares fundamentales como el central Daniel Carriço y el mediapunta Pablo Sarabia, a los que el equipo echó muchísimo de menos en Getafe. Otra de las novedades reseñables fue la inclusión en la formación inicial de Roque Mesa, tras la prueba fallida de Amadou en el Coliseum.

El Rayo de Jémez, que se jugaba la vida, salió envalentonado y tratando de buscar la portería de Vaclik. Pero el Sevilla empezó pronto a imponer su mayor calidad y a mandar en el partido. A los 6 minutos ya pudieron adelantarse los locales a balón parado. Banega ejecutó magistralmente una falta y Alberto voló para sacar la pelota de la mismísima escuadra, desviando a córner. Espectacular el golpeo del argentino y la reacción del guardameta rayista. En el saque de esquina posterior fue el Mudo Vázquez el que volvió a poner a prueba al portero barcelonés, que esta vez logró atrapar en dos tiempos el cabezazo del atacante sevillista.

El cuadro de Caparrós, definitivamente, se hacía con la batuta del choque. Tocaba y tocaba continuamente en el campo del Rayo, buscando descomponer el repliegue de los madrileños. El primer gol pudo llegar en sendas llegadas de Munir y Franco Vázquez de nuevo, pero sobre todo en una clarísima acción de Sarabia en la que el madrileño cruzó demasiado el balón cuando llegaba solo al remate, con todo a su favor. El Sevilla acosaba, pero sin eficacia, algo que inquietaba a Caparrós desde la zona técnica. Expresivo, visiblemente nervioso el entrenador sevillista al ver que su equipo se estrellaba una y otra vez contra un muro. Acabó recibiendo la amonestación del colegiado Cuadra Fernández. Mientras, Franco Vázquez volvió a rozar el gol con un testarazo forzado después de una excepcional jugada por la derecha de Jesús Navas. Muy activo e implicado el argentino en la primera mitad. Y eléctrico el capitán de Los Palacios por su banda. Álex Moreno sufría y le dejaba una verdadera autopista en su zona. La siguiente ocasión fue precisamente del canterano, con un latigazo que también consiguió repeler el inspirado cancerbero del Rayo.

Abrir la lata se hacía misión imposible en Nervión. Tampoco llegó el anhelado tanto en un disparo de Promes y en otro posterior, aunque hacia su propia portería, de Emiliano Velázquez que salvó el omnipresente Alberto. Con la accidental acción se echaba el telón a los primeros 45 minutos. 0-0 al descanso. El Rayo se marchó a los vestuarios sin tirar entre los tres palos. El Sevilla, incomprensiblemente, sin ventaja en el marcador. Tuvo ocasiones de todos los colores, pero con nula puntería. Tocaba apretar (más) en la reanudación. Pero el segundo acto arrancó bajo los mismos derroteros. Ben Yedder, dentro del área pequeña y sin oposición, mandó el balón a las nubes en una de ésas que el franco-tunecino no suele desaprovechar.

Sin embargo, cuando la desesperación amenazaba con acorralar al Sevilla, el cuadro de Caparrós consiguió desatarse por fin y arrollar a su adversario. Los locales voltearon su suerte y en siete minutos fueron capaces de hacer hasta tres goles. Promes, que cuajó un notable encuentro, inauguró el marcador tras combinar en la frontal con Roque Mesa y recoger el rechace de Alberto a su propio chut para no perdonar en el segundo intento. Genial el holandés, con un gol importantísimo que rompía completamente al Rayo.

Tal fue el golpe moral para los visitantes que sólo dos minutos después recibieron el segundo de la tarde. Sarabia se inventó un pase con magia desde la derecha y Munir, con una tranquilidad pasmosa, controló ante Alberto para fusilarlo sin contemplaciones. 2-0. Con el Sevilla en tromba, el tercero cayó pronto. Llevó también la firma de Munir, que esta vez aprovechó un despeje del portero para completar su doblete. Actuación destacadísima del ariete hispano-marroquí. Y para que la fiesta fuera completa tenía que marcar Ben Yedder, que llevaba cinco jornadas sin hacerlo. Atinó…. El 4-0 fue obra del ex del Toulouse. Munir envió en largo y Ben Yedder recortó con clase al portero, anticipándose en su salida, para alojar el balón en las redes. Festival en Nervión. Pero quedaba todavía el último regalo. El del chaval Bryan. Con un desparpajo inusual, aprovechó sus minutos sobre el campo para anotar su primer gol con el Sevilla. Una obra de arte. Se coló en el área, sentó a Amat en un palmo de terreno dibujando un quiebro soberbio y se apuntó el 5-0. Estalllaba el Sánchez-Pizjuán con la joya de su cantera. Los goles cayeron en cascada en la segunda parte para elevar al Sevilla en su sueño de Champions. Un reto por el que peleará con todas las garantías en las últimas cuatro jornadas.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
@manu_glez @carlosperezED Entre el color y la marca... - 7 horas ago