Sevilla: saneamiento económico y mega revolución

Por  11:31 h.

Bacca es uno de los referentes de este nuevo SevillaCerrado ya el mercado futbolístico, llega la hora de hacer balance de una de las planificaciones más ambiciosas, arriesgadas y profundas que ha acometido el Sevilla en su historia reciente. Nada menos que 15 caras nuevas tendrá Unai Emery en la plantilla, incluyendo a Javi Varas, que ha regresado del Celta, y a Rabello y Puerto, promocionados desde el Sevilla Atlético. Un reto casi sin precedentes originado por la necesidad de acometer una reestructuración profunda en la plantilla y las urgencias económicas, que obligaron a Del Nido y Monchi a vender a sus principales estrellas. Catorce fichajes, incluyendo a Beto, con un gasto de 35 millones aproximadamente (el Sevilla dispone de tres semanas más para fichar al haber pagado Kondogbia su cláusula de rescisión). Diecinueve salidas en total, con un rendimiento económico de casi 80 millones de euros, lo que coloca al Sevilla en el top-5 mundial de recaudación por traspasos.

El lavado de cara general se ha radicalizado en el ataque. Negredo (City), Manu (Elche) y Babá (Levante) han dejado paso a Gameiro (PSG), Bacca (Brujas) y Rusescu (Steaua Bucarest). Éste parece un tridente mejor, a la espera de ver qué sucede con el rumano, que de momento no cuenta nada para Emery. El cambio de estilo del Sevilla, que olvidará las bandas para atacar, ha conllevado la llegada de numerosos mediapuntas de gran proyección, aunque incógnitas en la Primera: Vitolo (Las Palmas), Jairo (Racing), Cheryshev (Castilla) y el propio Rabello. Eso sí, con un referente como Marko Marin (Chelsea) del que poder aprender. Se fueron Navas (City), Luis Alberto (Liverpool), Stevanovic (Elche) y Acosta (Lanús). También han salido Guarente (Catania), Campaña (Crystal Palace) y Javi Hervás (Hércules).

La parte defensiva también ha sufrido muchos cambios. Vendidos Kondogbia (Mónaco) y Medel (Cardiff), el reto de no agrandar el agujero negro del centro del campo recaerá en un buen proyecto como Cristóforo (Peñarol), Mbia (Queens Parks Rangers), Iborra (Levante) e incluso Carriço (Reading), que puede actuar también de central. Emery deberá saber conjuntar sus piezas, tanto si sigue apostando por retrasar a Rakitic como si lo vuelve a colocar arriba. En la línea defensiva han llegado Pareja (Spartak Moscú) por Spahic (Bayer) y Diogo (Paços Ferreira) por el lesionado Cicinho, además del citado Carriço y el promocionado Israel Puerto, que cubren las bajas de Bernardo (Sporting), Botía (Elche) y Alexis (Getafe). Luna (Aston Villa) ya fue suplido el año pasado por Alberto. En la portería la salida de Palop (Bayer) ha sido cubierta con la vuelta de Varas, mientras que la opción de compra por Beto fue ejercitada en junio. En definitiva: un nuevo Sevilla tan ilusionante como incógnita.