Sin prisas para traer al delantero, mientras Gameiro sigue a la espera

Por  4:12 h.
Cuando parecía que tras la venta de Álvaro Negredo todo iba encaminado a que Kevin Gameiro tomara rumbo a Sevilla para fichar por el club de Nervión, lo cierto es que el acuerdo sigue sin hacerse efectivo. Tanto es así que han pasado más de 48 horas desde que la entidad blanquirroja hiciera oficial el traspaso del ariete vallecano al Manchester City y la primera plantilla sigue con Raul Rusescu y Carlos Bacca como delanteros en nómina. De hecho no ha habido, hasta ahora, ningún movimiento que haga pensar que la operación vaya realizarse de forma inminente. En este sentido, las posturas de las tres partes de la negociación parecen claras.
Por un lado está el jugador. El deseo de Gameiro es el de recalar en la Liga española, una competición de la que ha estado muy cerca en los últimos veranos. Y es que es de sobra conocido que tanto el Sevilla como el Valencia intentaron su fichaje desde que se destapara como notable goleador en el Lorient. El delantero, además, le ha dado el «sí, quiero» al club del Sánchez-Pizjuán, algo que resulta fundamental en este tipo de negociaciones.
En el Sevilla, por otro lado, prefieren ser cautos y no mostrarse ansiosos por contratar al futbolista. Desde la entidad no se quiere transmitir prisa, al entender que, por ahora, no urge una contratación inmediata en la línea de ataque, donde ya se dispone de dos delanteros. Más aún teniendo en cuenta que por Bacca se ha tenido que desembolsar una cantidad importante de dinero. No existe, por tanto, la necesidad de que el fichaje viajase a Sudamérica. Por otro lado, la de Gameiro no es la única opción que se baraja. Gomis y Hugo Almeida han sido los últimos nombres en salir a la palestra, aunque es evidente que el galo es el preferido tanto del club como de la afición. El propio subdirector general deportivo, Monchi, se refirió al asunto en los micrófonos del club. «Estoy satisfecho de lo que ha llegado. No podemos quedarnos con que si no llega el delantero que uno pretende el resto no vale. Vamos a intentar satisfacer las necesidades que tiene el esquipo, que es la búsqueda de un delantero que complemente lo que ya está en plantilla. Estamos haciendo todos los esfuerzos para que sea el más idóneo y el proyecto esté acabado. En cuanto a trabajo, esfuerzo y dedicación, todo lo posible, pero sin volvernos locos ni con una espada de Damocles. Hay tiempo para hacer las cosas con cabeza. Nuestros errores están ahí y no se pueden volver a repetir. A día de hoy, la planificación está en el camino», aclaró el director deportivo.
Blanc se mantiene firme
Por último, está el Paris Saint-Germain. El conjunto galo acaba de incorporar a su último fichaje multimillonario, el delantero Edinson Cavani, por lo que el menudo atacante francés apenas tiene sitio en el plantel parisino. Sin embargo, el club presidido por el jeque Al Khelafi no está dispuesto a dejar marchar con excesiva facilidad a un futbolista por el que pagó en 2011 más de 11 millones de euros. Ayer mismo se refería el técnico Laurent Blanc a su pupilo, advirtiendo de que su club también tendrá que quedar conforme. «El año pasado fue el año pasado. Si podemos llegar a un punto en el que el interés del jugador y el del club se encuentren, podremos encontrar una solución. Gameiro se quiere marchar y se han hecho algunas cosas. Si encontramos la conciliación de los intereses de todo el mundo, su transferencia se realizará».
Ante este panorama, el asunto parece claro. Gameiro, que ya ha desechado una propuesta del Liverpool, sigue a la espera de que tanto el Sevilla como el PSG se pongan de acuerdo. Los clubes, por su parte, siguen tensando la cuerda mirando sus intereses. Habrá que esperar para conocer si, de tanto tensarla, se termina rompiendo, pues el atacante francés es un caramelo apetecible para muchos clubes.
Redacción

Redacción