Vaclik, nada más recibir el primer gol del Slavia de Praga (Foto: EFE)
Vaclik, nada más recibir el primer gol del Slavia de Praga (Foto: EFE)

Sevilla – Slavia: Cuando estás mal, todo también sale mal (2-2)

El Sevilla empata ante el Slavia en un partido en el que mereció más goles, pero el infortunio y la falta de puntería le obliga a ganar en Praga en siete días

Por  10:18 h.

Existe un refrán muy español que afirma que «a perro flaco, todo son pulgas». Se podría aplicar perfectamente a lo ocurrido ayer a un Sevilla FC que no fue capaz de ganarle a un limitado Slavia de Praga en la ida de los octavos de final de la Liga Europa y que, por ende, tendrá que ir a ganar a la capital checa dentro de una semana. Y es que el equipo de Pablo Machín no vive un buen momento, y eso, en el fútbol, normalmente es un imán para el infortunio y los hechos desgraciados. Pero no hay que dejarlo todo justificado en la diosa Fortuna, ni mucho menos, en un Sevilla que sigue ofreciendo señales de equipo caído, débil y que concede tantísimas facilidades al rival, en ataque y en defensa. Ante el Slavia volvió a pecar de poca intensidad defensiva, careció de puntería y pocas ideas en la elaboración de juego. Que por números pudo merecer más, sí, pero en el fútbol los merecimientos valen de poco y sí los goles. Y ayer el Sevilla marcó dos y encajó los mismos. El simple resultado.

Después se pueden analizar los factores en contra para un equipo mirado por un tuerto. Tuvo que hacer dos cambios antes de empezar la segunda mitad por las lesiones de Wöber y Vaclik. El asistente le señaló un fuera de juego inexistente a Ben Yedder que dejaba al franco tunecino solo ante Kolar. Y los goles del Slavia llegaron tras dar desviar Rog un disparo de Stoch y en un remate con el hombro, casi sin querer, de Kral. Es un imán para las desgracias el Sevilla en la presente campaña, pero no deja de ser reseñable que fuera incapaz de ganarle a un equipo ciertamente tan limitado como el checo en su casa, y ahora tendrá que buscar el triunfo a domicilio con los centroeuropeos con un lleno total en su estadio y henchidos de convencimiento de apear al rey de la competición.

El once planteado por Machín no introducía más novedades que la irrupción de Munir como segundo delantero y la de Wöber como carrilero izquierdo. El duelo no pudo empezar mejor para el plan del técnico soriano, puesto que la presión alta provocó un error de Soucek en la entrega que aprovechó Banega para poner a Ben Yedder solo ante Kolar para que el franco-tunecino hiciera el 1-0 a los 25 segundos. Poco después Banega se encontraba con un defensa en un disparo que supuso otra ocasión manifiesta para los sevillistas. El Slavia tenía muchos problemas para trenzar jugadas por la presión local y todo parecía que iba a salir pintado. Peronada más lejos de la realidad. La actitud contemplativa de la defensa sevillista, especialmente con el mareado Wöber, permitía al ataque checo trenzar una jugada que culminó Stoch con un disparo desde la frontal que tocó en Rog para acabar entrando en la portería de Vaclik.

Le puso solución pronto el Sevilla, ya que a los tres minutos Munir remataba de volea un córner largo de Banega para perforar de nuevo la meta de Kolar. Al fin funcionaba una acción de estrategia. El Slavia se empeñaba en sacar el balón tocado desde la defensa, sin calidad suficiente para superar la presión sevillista, y esto provocaba robos con peligro que no acababan en gol para su fortuna. Rog tuvo una pero la salida de Kolar lo evitó. No necesitó tanto el Slavia para empatar de nuevo el encuentro. Un saque de esquina voló por el área para que Kral, con el hombro y sin ver el resultado de su remate, hiciera el 2-2 ante la estirada de un Vaclik que acabaría lesionándose en la caída. Tuvo que ser reemplazado por Juan Soriano.

El segundo tiempo arrancó con la entrada de Roque Mesa por el mareado Wöber. Sarabia se desplazaba al carril izquierdo. El conjunto de Machín pasó al ataque ante un Slavia que veía perfecto el 2-2. Sarabia lo intentó con una volea que repelió Kolar y Munir tuvo una buena ocasión pero su disparo se marchó alto. El ataque del Slavia se limitó a una internada por la izquierda de Zmrhal que culminó con su disparo en el lateral de la red. Fue la única aparición en el área de un Juan Soriano que fue espectador.

Un contragolpe no muy bien ejecutado murió en un disparo fuera de Munir, que erró la más clara en un remate de cabeza con la portería para él en el que llegó algo forzado. Las llegadas sevillistas eran constantes, con un Slavia que perdía el balón en conducciones en su campo que le generaban problemas en defensa. Machín gastaba su última bala retirando a Banega del terreno de juego para dar entrada a Promes. El holandés ocupó el carril izquierdo para dejar Sarabia, con más gol en su botas, más centrado y cerca del área. Su sumaban las ocasiones. Mercado jugaba a Munir, que la picaba a la espalda de la zaga, pero Ben Yedder se encontraba en su remate con el pie de Kolar, que volvía a abortar las intenciones sevillistas de llevarse algo de ventaja a la República Checa. El colmo de la mala fortuna lo provocaba la ausencia del VAR en la Liga Europa, ya que el asistente señalaba un fuera de juego inexistente a Ben Yedder cuando el franco-tunecino encaraba solo al portero rival. Lástima. Hasta el pitido final, un quiero y no puedo de un Sevilla que tendrá que ir a ganar (o empatar por más de dos goles) a Praga la semana próxima. Un batacazo sería un palo muy duro.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
Fuenlabrada-Recreativo de Huelva, por el ascenso a Segunda división - 19 horas ago