Tendrá que volver a pagar parte de la ficha de los descartes

Por  8:20 h.

La configuración de la plantilla del Sevilla para el ejercicio venidero está más que avanzada, ya que, en principio, sólo falta por llegar un delantero para satisfacer las peticiones del técnico, Unai Emery. Sin embargo, cuando se consuman ambas contrataciones no estará hecho todo el trabajo para Monchi, el director deportivo, quien todavía debe encontrarle destino a aquellos jugadores a los que nada más volver de las vacaciones se les hizo saber que no entraban en los planes del entrenador. Se trata de Botía, Babá, Javi Hervás, Alexis y Maduro. Mientras que los cuatro primeros quedaron apartados del grupo desde el principio, Maduro sí está haciendo la pretemporada como uno más, aunque su presencia se debe más bien al escaso número de centrocampistas existentes ahora en los entrenamientos –Kondogbia está de vacaciones- que a un interés real de Emery por contar con él. Una salida del holandés daría pie a un fichaje en esa demarcación.

Esta situación no es nueva y la experiencia demuestra que, verano tras verano, los descartados terminan encontrando cobijo en algún equipo. Eso sí, hay un inconveniente añadido que está frenando o entorpeciendo las gestiones que se están llevando a cabo: los citados jugadores tienen una nómina demasiado elevada para lo que pueden afrontar los clubes que están interesados en ellos, por lo que todo hace indicar que el Sevilla, como ya ocurrió en otros casos anteriores, se verá obligado a correr con parte de la ficha de estos futbolistas con tal de que se puedan marchar. El objetivo es que jueguen cuanto más mejor y que su valor en el mercado suba para luego poder traspasarlos.

Botía podría seguir los pasos de Manu del Moral y Stevanovic y marcharse al Elche, club que está haciendo muchos tratos con Doyen, aunque no parece fácil. Javi Hervás, sabedor de que Paco Jémez lo ha reclamado con insistencia, está esperando a que el Sevilla y el Rayo se entiendan, mientras que se confía en colocar a Babá en Portugal, donde sí tiene buen cartel. El caso más delicado a priori es el de Alexis, que tiene una ficha muy alta y que no va a volver al Getafe, donde no cuentan con él después de haber jugado allí la pasada campaña. El final de su contrato se acerca (junio de 2015), por lo que se accedería a un traspaso aunque fuera a la baja para perder el menor dinero posible.

Juan Morilla

Juan Morilla