Un año del divorcio entre Del Nido y los Biris

Por  14:00 h.

Hace un año, Del Nido abandonaba el estadio de la UD Roteña lanzando al aire todo tipo de maldiciones contra los Biris, la peña ultra del Sevilla. El equipo hispalense acababa de disputar un amistoso ante el club gaditano que finalizó con un triste episodio de violencia protagonizaco por varios ultras sevillistas y otros tantos vándalos oriundos de Rota. Era la gota que colmaba el vaso de la paciencia de Del Nido, tras numerosas sanciones al Sevilla por culpa de actos vandálicos cometidos por algunos Biris.

"Me mataba con ellos", eso fue lo que gritó Del Nido tras ver lo sucedido en Rota. Empezaba un pulso que se extendió a lo largo de toda la temporada pasada. El Sevilla endureció las medidas de control y acceso a la zona de Gol Norte en el Sánchez Pizjuán: registros en la entrada, vallas en las gradas y retiradas de pancartas no del gusto del club. Incluso algún aficionado denunció que le habían retirado el carnet por cantar contra la directiva. Los Biris protestaron por ello dejando de animar al equipo y quedándose, en parte, fuera del estadio en varios partidos de la Liga. Nervión ya no era Nervión.

La mediación de varios consejeros, peñas y aficionados terminó con el levantamiento por parte del club de dichas medidas con tal de que los Biris acudieran al Sevilla-Betis, el partido más importante. El ‘acuerdo’, que parecía indefinido, sólo tuvo vigencia ese día, por lo que la postura de los Biris se endureció en las semanas siguientes. Volvió a haber tregua en la semifinal de la Copa ante el Atlético y la temporada terminó con el club suavizando (que no eliminando) las duras medidas de control y los Biris cantando contra Del Nido ‘sólo’ al descanso y a la finalización de cada partido. El último episodio de la guerra Biris-Del Nido fue en el penúltimo encuentro en casa, cuando los fuertes gritos pidiendo la dimisión del presidente fueron acallados con música rock a todo volúmen por los altavoces del estadio. Ahora, un año después de aquella pelea en Rota, el Sevilla juega en San Fernando, donde también la liaron algunos ultras hace unos años. Del Nido va a empezar tendiendo la mano: no habrá medidas especiales en el Gol Norte esta temporada. Los Biris tienen ahora la palabra…