Ben Arfa conduce la pelota ante Diego Carlos y Banega durante el Sevilla-Valladolid de LaLiga (Foto: J. M. Serrano).
Ben Arfa conduce la pelota ante Diego Carlos y Banega durante el Sevilla-Valladolid de LaLiga (Foto: J. M. Serrano).

Sevilla – Valladolid: Entre los regalos y el reseteo rápido

El Sevilla esperaba un partido complicado, pero lo que nadie podía presagiar que fuera el propio Sevilla el que le regalara el tanto al rival

Por  10:17 h.

El fútbol son detalles. Para lo bueno, y para lo malo. Ayer, en el plano negativo, un error en el tanto del Valladolid rompió el guion preestablecido por Lopetegui antes del duelo y obligó a los jugadores a buscar espacios imposibles con el lógico nerviosismo por el paso de los minutos.

El Sevilla esperaba un partido complicado, pero lo que nadie podía presagiar que fuera el propio Sevilla el que le regalara el tanto al rival. A estas alturas de la temporada, con muchos futbolistas cansados y con la necesidad de evitar bajones anímicos, el equipo notó en la primera parte un vacío peligroso. El equipo de Sergio González unió líneas y cortó la chispa de los sevillistas.

Sin embargo, y en el plano positivo, queda la manera en la que el Sevilla se rehízo en la segunda parte para al menos quedarse con un punto. Para algunos, visto lo visto, tal y como se puso el encuentro, el punto podría considerarse como positivo; para otros, sin embargo, el Sevilla perdió otros dos y la oportunidad perfecta para dar un golpe encima de la mesa.

Las dos reflexiones tienen sentido. Sin tiempo que perder, los jugadores requieren ahora un reseteo rápido para lo que viene en los próximos días, primero con el duelo del martes ante el Leganés en Butarque y después, con el Eibar en el Sánchez-Pizjuán. Otra mala primera parte, como la de ayer, condena a quien sea. Y no está el Sevilla, a falta de sólo seis jornadas para que se acabe LaLiga y luchando por la Champions, para hacer más regalos…