Albiol celebra su gol ante el Sevilla (J. M. Serrano)
Albiol celebra su gol ante el Sevilla (J. M. Serrano)

Sevilla – Villarreal: Otro ejercicio de ineficacia ofensiva (1-2)

Un Sevilla de menos a más sucumbe ante un Villarreal ordenado que supo aprovechar sus ocasiones, talón de Aquiles de los de Julen Lopetegui

Por  9:49 h.

No es tan extraño como pueda parecer el resultado de anoche en Nervión. No ya por el desarrollo en sí del partido, en el que los sevillistas se trabajaron más la victoria que los de Javier Calleja, sino por el guión de un encuentro ya conocido por el aficionado del conjunto dirigido por Lopetegui. Es casi el sino de esta temporada, salvo contadas excepciones. En la mayoría de ocasiones le ha dado para sacar un triunfo, pero en otras, como ayer, le ha supuesto una derrota. No es el Sevilla un equipo de una excelsa pegada, autoritario en el área rival y que intimide en este aspecto. Sí lo hace en otros, como en el centro del campo o la defensa. Pero si tiene errores puntuales en este último tramo del fútbol, le acaban pasando factura. Y lo hacen porque el rival tiene calidad en los metros finales, algo que parece costarle un mundo al Sevilla de Lopetegui. Tan autoritario como poco resolutivo. Ya en partidos anteriores el haberse adelantado en el marcador le sirvió para, después, garantizar la victoria con su enorme trabajo defensivo. Pero el sevillista se quejaba de que no sentenciaba los partidos, los dejaba abiertos hasta el final. Ayer le tocó remar contracorriente y, aunque logró el empate, el esfuerzo acabó pasándole factura y, en una acción de calidad del Villarreal, Toko Ekambi acabó firmando una derrota que culmina una semana para el olvido con los empates en El Sadar y la derrota (intrascendente, pero derrota) ante el Apoel. Como decíamos en estas mismas páginas ayer, la exigencia en el Sevilla es la más alta, y sumar tres duelos seguidos sin ganar ya tuerce el gesto del más optimista. Getafe, Atlético y Real Sociedad ya acechan, y el objetivo ahora es culminar el año sin bajarse de las posiciones marcadas como objetivo prioritario: las que dan derecho a jugar la Liga de Campeones. Después ya llegará el mercado invernal para intentar solucionar esa falta de pegada que tiene el equipo.

El once que planteó Lopetegui para el duelo fue el esperado, quizás con la salvedad de Carriço, que entró por el previsible Koundé. No entró bien en el partido el Sevilla, que vio como Gerard Moreno era el primero en intentarlo con un disparo que se fue alto, al que le siguió una falta de Quintillà cerca del palo. Fueron el preludio del 0-1, logrado por Albiol al remata con la cabeza un balón peinado en el primer palo por Mario Gaspar. Premio para el equipo que había arrancado mejor el duelo. La alta presión del Villarreal aturdía a un Sevilla que se iba desperezando paulatinamente. Banega probaba los reflejos de Asenjo y Óliver Torres se encontraba con el meta en otra prueba desde la frontal. Sin embargo, insistía el Sevilla en una fórmula totalmente ineficaz. Centros laterales que nunca encontraban rematador y que hacía cómodo el duelos a los amarillos. El ataque no existía.

 

El paso por vestuarios no varió el guión, con un Sevilla buscando el empate, que se iba acercando por el buen hacer de un Reguilón que incluso rozó el tanto con un disparo cruzado que se fue cerca del poste. Eso sí, el Villarreal daba chispazos que asustaban, como en una ocasión en la que Gerard Moreno se marchó en carrera pero su disparo, escorado, lo atrapó Vaclik. Lopetegui movía el banquillo retirando del campo al desaparecido De Jong y la gente le dejaba claro al técnico con sus pitos que empieza a estar muy cansada de la elección del holandés como titular. Chicharito entraba en el campo.

Para coronar esta queja, justo el gol del empate llegaba en la primera acción tras la marcha de De Jong. Centro raso de Reguilón para un Munir que se salía al punto de penalti para ganar la posición rematar con acierto a la primera. El propio Munir tuvo una buena opción en un remate que le quitó a un Diego Carlos mejor colocado. Confiaba el Sevilla en la remontada cuando llegó el mazazo del que ya no pudo levantarse. Jugada elaborada del Villarreal que culminaba en un pase a la espalda de la zaga tras ver la entrada desde segunda línea de Manu Trigueros que controlaba de espaldas a Vaclik y se la cedía a Toko Ekambi, que marcó a placer.

Lopetegui retiraba del campo a Banega y Óliver Torres y ya existió el Sevilla en ataque. Sólo un remate desviado de Munir puso algo de peligro. El Villarreal rentabilizó su ventaja y se llevó los tres puntos. Le toca al Sevilla remediar el final de año con las visitas a Riazor (con el Bergantiños) y Mallorca.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
RT @leandrosexta: Escribo mi recuerdo de una de las personas más maravillosas que tuve el privilegio de conocer.💚💚💚 - 2 días ago