Correa entró por Verón el día de la gran despedida de la leyenda de Estudiantes
Correa entró por Verón el día de la gran despedida de la leyenda de Estudiantes

«Trabajo y más trabajo; Correa sabe lo que hay que hacer en el Sevilla»

«La Bruja» Verón, referente y padre deportivo del delantero, mantiene toda esperanza en su crecimiento

Por  3:55 h.

Cuando el Tuco Correa habla de La Brujita Verón casi siempre sonríe. Es la forma que tiene para agradecerle tanto cariño. Fue el primero que estuvo, el que nunca le faltó y el que hoy, con mensajes de ánimo y fuerza, el que le insiste en la misma idea: «trabajo, trabajo y más trabajo». Tres palabras, la misma tres veces, que definen de alguna manera cuál ha sido la especial relación entre ambos cuando coincidieron en Estudiantes y el hoy sevillista se convirtió en su principal escudero. Año 2012. Apenas llevaba Correa dos partidos con el primer equipo de La Plata y el entonces entrenador, Juan Manuel Azconzábal, lo llamó y le dijo que lo iba a apuntar para la fiesta. «¿Cómo?», debió pensar Correa entonces. ¿Qué fiesta? ¿Qué velada había en el horizonte? Estudiantes se preparaba para la despedida de su hijo pródigo, Verón, y un niño llamado Joaquín era el invitado sorpresa. Sólo el destino quiso que mientras que los miles y miles de aficionados de la cancha de Ciudad de la Plata lloraban la marcha de su héroe el 15 de junio de 2012, en el minuto 89, Correa, suspirara desde la línea esperando… a sustituir a Verón. Azconzábal le dio tal honor. «Te toca, pon tu nombre en la historia», le dijo entonces.

Uno por otro. Verón, el Dios de Estudiantes, por Correa, la promesa, la ilusión desbordada. En aquel encuentro, curiosamente, marcaría Mercado, el hombre de los goles importantes, el único tanto. La historia de Verón y Correa no terminaría en aquella tarde de extraño recuerdo para los hinchas del Pincha. Un tiempo después, quizás, porque no sabía vivir sin su Estudiantes, Verón volvió a su equipo. La segunda despedida ante su gente data del 10 de mayo de 2014, prácticamente dos años después de la primera. Y Correa, con su maestro, con su guía, se prometió que en esta ocasión haría un gol para dedicárselo. Hecho. El duelo, ante San Lorenzo, acabó 3-0 y el hoy sevillista marcaría uno de los tantos del otro partido histórico para Verón. En el camino de ambos seguiría habiendo muchas coincidencias. Mientras que Correa tiraba del equipo, Verón lograba imponerse en las elecciones a la presidencia de Estudiantes un 4 de octubre de 2014. Era el momento de la explosión de Correa y a Verón le tocó hablar con equipos como Paris Saint Germain, Chelsea o Benfica. Lo paró todo y le dijo a su futbolista que esperara y que se centrara en trabajar, trabajar y trabajar, que aún no había llegado el momento. Tres meses después, Verón y Correa cerraron el fichaje con la Sampdoria. De ello hace sólo quince meses, el tiempo suficiente para que Correa y Verón, Verón y Correa, sigan a pesar de la distancia manteniendo un contacto especial y marcado por la confianza que tiene el presidente en el jugador.  Lo dice el propio Verón: «Correa está pasando un buen momento en el Sevilla. Es muy joven y tiene mucho que hacer aún. Todo lo que está consiguiendo y lo que tiene que conseguir se lo debe al trabajo. Él sabe lo que hay que hacer: trabajo, trabajo y más trabajo. Siempre lo hizo. Desde Argentina no sólo lo estoy siguiendo yo, sino toda la gente que él dejó en Estudiantes. Es su primer año en España y sabe que puede y debe ir a más. Él sabe bien lo que tiene que hacer para que perdure. Espero que el cierre de temporada sea muy bueno para él y para el Sevilla en general y puedan conseguir los objetivos», declaró Verón sobre su niño y gran esperanza en el fútbol europeo.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (Jefe de Deportes de ABC Sevilla). Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). #ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
@Alex_Pozo9 me alegro mucho por ti... Sigue igual. Abrazo - 2 días ago