Victoria y liderato en Europa

Por  20:05 h.

El Sevilla comenzó su andadura en el grupo H de la Liga Europa de la mejor manera posible: ganando a domicilio a un rival al que dominó de principio a fin, el modesto Estoril. Vitolo y Gameiro (el francés tuvo que salir en la segunda mitad para arreglar el partido) anotaron para los nervionenses, que son líderes de su grupo, tras el empate a dos entre el Friburgo y el Slovan Liberec.

Estoril 1 Sevilla FC 2
1 – Estoril Praia
Vagner Silva; Mano (Anderson Luiz, m. 72), Tavares, Bruno Miguel, Babanco; Filipe (Joao Pedro Galvao, m. 79), Gonçalo; Balboa (Gerso, m. 63), Evandro, Sebá; y Leal.
2 – Sevilla FC
Javi Varas; Diogo Figueiras, Cala, Navarro, Alberto Moreno; M’Bia, Iborra (Rakitic, m. 65); Rabello (Jairo, m. 71), Marin, Vitolo; y Bacca (Gameiro, m. 65).
Goles
0-1, m. 58, Vitolo; 1-1, m. 60, Bruno Miguel; 1-2, m. 77, Gameiro.
Árbitro
Alon Yefet (ISR) amonestó a Babanco, por parte del Estoril; y a Mbia, por el Sevilla.
Incidencias
Noche agradable y despejada. 24 grados de temperatura en el Estadio Antonio Coimbra da Mota de Estoril. Lleno. 5.000 espectadores, de los cuales 2.500 fueron sevillistas que se desplazaron hasta la ciudad lusa. Partido correspondiente a la fase de grupos de la Liga Europa (Grupo H).

Aunque el Sevilla llevaba en esta competición más de un mes y medio, con dos rondas previas y cuatro partidos a las espaldas, la sensación para todos era que el debut de verdad, emocionalmente y a efectos competitivos, se producía este jueves en Portugal en el arranque de la fase de grupos. Y así lo percibió también la afición, que pobló masivamente las gradas del modestísimo Antonio Coimbra da Mota, donde 2.500 sevillistas se dejaron el aliento desde el primer minuto para respaldar a su equipo, símbolo de la confianza que hay en el proyecto, y denotar también la tremenda ilusión que hay en esta Liga Europa, de la que los nervionenses son bicampeones.

Con todo, Unai Emery apostaba por dar descanso a Rakitic, al que relegaba al banquillo, poniendo en liza un once que registraba hasta seis cambios con respecto al que cayó derrotado de forma polémica en el Camp Nou. Lo más significativo, la entrada de Javi Varas en portería. También la de Iborra, para acompañar en el doble pivote defensivo a MBia con la intención de dotar a esa zona de contención de mayor consistencia e ir definiendo un modelo más sólido de juego. No en vano, el Sevilla entró con bastante calma y mucho criterio al partido y, desde los primeros minutos, la pareja de mediocentros fue imponiéndose a los portugueses con una superioridad pasmosa.

La primera gran ocasión del choque llegó para el colombiano Carlos Bacca. El ariete del Sevilla recibió dentro del área lusa y, a pesar de que estaba algo escorado, consiguió sacarse un buen remate con el exterior que sacó el guardameta local Vagner con el pecho. Muy poco tardó el Sevilla de Emery en subirse a las barbas de su oponente, al que, prácticamente, ahogó en su campo durante toda la primera mitad. El siguiente en probar fortuna fue el alemán Marko Marin, que recibió muy bien en profundidad y se plantó prácticamente solo en el área, aunque algo escorado. Vitolo lo acompañaba por detrás, pero el germano optó por cruzarla y se le fue fuera por centímetros. Los de Nervión apretaban el acelerador con decisión.

Precisamente, el canario se marcó un jugadón en banda derecha, dejando incluso sentado al portero Vagner con un precioso amago. Su pase de la muerte a Bacca no lo aprovechó el colombiano, cuyo remate sacó la defensa bajo palos. Fue la ocasión más clara hasta el momento, que también se fue al traste. Bacca se mostró muy activo en la zona de ataque sevillista, pero bastante desacertado. Suya fue también la última oportunidad del Sevilla de materializar su dominio abrumador cuando ya asomaba el descanso del encuentro. Iborra lo habilitó con un excepcional pase en la frontal y el sudamericano, de nuevo solo ante el cancerbero rival, se trastabilló y no pudo controlar el esférico.

Así se marcharon los jugadores al túnel de vestuarios. El Sevilla, dueño y señor del juego, ante un Estoril que se había dedicado a esperarlo, intentando sorprender a la contra con resultado absolutamente nulo. Ambos planes fracasaban, aunque vista la diferencia entre los dos equipos, el empate era mucho más perjudicial para los hispalenses.

Tras la reanudación, el Sevilla volvió a tomar pronto las riendas del encuentro adoptando el mismo rol que en la primera mitad. Con una diferencia sensible: a los diez minutos, por fin, encontró la recompensa que tanto había buscado. El gol llegó gracias a una buena jugada de Marko Marin, que cedió perfectamente a Vitolo (quizá el mejor hombre del Sevilla en Estoril) para que el grancanario no perdonara dentro del área. Justo premio para él y para su equipo, y fiesta sevillista en las gradas del Antonio Coimbra da Mota.

Pero el fútbol es grande por su carencia de lógica, y agarrándose a ello, los portugueses, que no se habían acercado al área de Javi Varas en todo el partido, lograron empatar por mediación del defensa Bruno Miguel. Mal Cala… y mal, en general, toda la defensa sevillista en la acción.

Emery movió el banquillo y tuvo que tirar de Rakitic y Gameiro. La apuesta del vasco recogió sus frutos. Fue el francés, en una jugada muy parecida a la del primer gol sevillista, el que anotó el tanto de la victoria para los nervionenses, recogiendo una buena asistencia de Marin y cruzándola por bajo a Vagner. Aunque todavía tuvo una clara ocasión el Estoril en el descuento, el luminoso ya no se movería. Victoria tan corta como justa para el Sevilla, que comienza bien la fase de grupos de la Liga Europa, su competición favorita.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @AFDLP: CRÓNICA --> Real Betis – Valladolid (1-2): La temprana expulsión de Joel fue una losa insalvable https://t.co/m04Dae8Na8 vía @AF - 1 hora ago