Monchi
Monchi

Vuelta a los orígenes con Monchi para frenar la decadencia

El Sevilla intenta convencer al de San Fernando para reverdecer laureles y parar la sangría de entrenadores y directores deportivos

Por  4:45 h.

Praga fue testigo de un nuevo fracaso de un proyecto deportivo en el Sevilla. No se quiso utilizar esa palabra en a rueda de prensa en la que la entidad dio un nuevo giro a su devenir deportivo despidiendo a Pablo Machín para darle las riendas del equipo al director de fútbol, Joaquín Caparrós. Las caras ayer en el avión de vuelta de la capital checa tras caer eliminados en los octavos de final de la Liga Europa hacían presagiar movimientos y, a pesar de que se esperaba que se produjeran el domingo tras el partido en Cornellá ante el Espanyol, todos se sucedieron en la mañana del viernes. La solución adoptada: echar al actual técnico (otro más), sacar de los despachos a Caparrós y mandarlo al césped y buscar un nuevo director deportivo. El escogido no podía ser otro, Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi.

La ocasión era que ni pintada. Hace unas semanas que el de San Fernando había dejado su cargo en la Roma, donde no pudo hacer realidad sus objetivos con el equipo de la capital italiana. Así que, en la reunión que se produjo en el consejo el elegido no podía ser otro que aquel que había conformado las plantillas de los éxitos deportivos del presente siglo en clave sevillista. Ya se había producido contactos días atrás, pero el nombre no salió hasta ayer (momento propicio para ahogar el tremendo fiasco europeo), cuando Radio Marca desveló que las conversaciones estaban avanzadas, aunque no cerradas. Con el ambiente crispado en el sevillismo, repartiendo ya las culpas entre el entrenador y el palco, el nombre de Monchi genera confianza entre al abonado, que sabe del buen hacer del de San Fernando en el club al que, además, quiere.

Aún quedan cosas por perfilar. De hecho, no se espera que haya noticias ni oficialidad de su contratación, mínimo, hasta el domingo por la tarde. Monchi tiene aún cosas que hablar del proyecto deportivo que está dispuesto a asumir el club, y en qué tareas y decisiones le dejarán tener plenas facultades, más allá del salario a percibir, que no va a ser el obstáculo por el que sus caminos vuelvan a unirse. La duda estará en saber qué ocurrirá con la figura de Caparrós una vez termine su labor en las once jornadas que restan en LaLiga. Aunque, lógicamente, eso no le preocupa ahora mismo a ninguno de los implicados.

La prioridad ahora mismo es la de obtener plaza para jugar competición europea la próxima campaña. El mensaje de ambición del club es que la meta es la cuarta plaza, algo factible, pero que necesita de muchos factores para llevarse a cabo. Debe salir el Sevilla victorioso de numerosos duelos directos ante equipos como el Getafe, Valencia, Alavés o Betis, y que estos no sumen más puntos que ellos. A medio-largo plazo el objetivo es otro: no ser una máquina de triturar entrenadores y directores deportivos.

Y es que, desde que se marchó del club Monchi, antes del verano de 2017, se han producido cinco cambios de entrenador y dos de directores deportivos. Ese mismo verano de 2017 Sampaoli decidió irse a la selección de su país, Argentina, para intentar clasificar al combinado albiceleste al Mundial de Rusia. Entonces, Óscar Arias, nuevo director deportivo tras la salida de Monchi, decidió apostar por Eduardo Berizzo para el proyecto de la campaña 2017-2018. Antes de acabar el año tuvo que destituirlo por la irregular marcha del equipo, y eligió a Vincenzo Montella para intentar enmendar la marcha. Nada más lejos. A pesar de alcanzar los cuartos de final de la Liga de Campeones, la caída en LaLiga y, sobre todo, el 5-0 en la final de la Copa del Rey ante el Barcelona, acabaron con la paciencia del club tanto con el preparador italiano, como con Óscar Arias. El directivo cayó primero y, unos días después tras caer ante el Levante, fue cesado Montella.
Esta temporada, Caparrós fue nombrado Director de Fútbol tras clasificar en las cuatro últimas jornadas de la pasada al equipo para Europa. Él y su equipo de trabajo confeccionaron un proyecto y una plantilla para Pablo Machín. Tras el palo en Praga, el utrerano releva al soriano en el banquillo y José Castro busca frenar la evidente decadencia deportiva con el regreso del hombre que más ha contribuido a los éxitos del Sevilla en materia de fichajes. Un regreso a los orígenes en una época en la que son muchas las dudas que sobrevuelan sobre el futuro societario del club. En pocas horas, o días, se puede producir el regreso de Monchi a una posición clave en una entidad de fútbol.

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
Soldado, siempre ha sido igual... - 3 horas ago