Sarabia anota el 1-0 a favor del Sevilla en la Supercopa ante el Barcelona (Foto: Reuters).
Sarabia anota el 1-0 a favor del Sevilla en la Supercopa ante el Barcelona (Foto: Reuters).

Lo que nos debemos

Lo que quiero es sacudirme la bronca que tengo encima desde que nos quedamos sin vino, sin rosas y con cinco disparos en las piernas para, después, ir a hasta Tánger para no cabrear al don Corleone del fútbol español
Por  11:28 h.

Yo sé que al oído, confesándote a tu colega, le has dicho bajito tus planes para el fin de semana, tus deseos de ir al Campo Nuevo, llenar el césped de blanco  azahar y ver a tu equipo sacarse la corbata delante del chiquitito y reglársela por si tiene que ir a alguna boda. Así se sacan las corbatas cuando se va a los sitios grandes, sobrados de emperadores, ahíto de reyes con  tronos seculares, dibujando en el tiempo la hegemonía de sus facilidades bancarias. Yo sé que al oído de tu colega o por el wassap, que es el nuevo confesionario del hombre tecnológico, les has mandado tus memes y tus mimos más sevillistas, para ir celebrando, por lo bajini, como con sordina, un anhelo. Y ese anhelo no es otro que el devolverles la manta en la que nos liaron para apalearnos en la última final de Copa.

No hablamos ni de pollos ni de pollas. No hablamos de liderazgos ni de Ligas sicotrópicas. Hablamos de lo que más me escuece, de lo que más me arde, de lo que más candela le mete a mis sagrados principios. Yo quiero que los notas estos que entrena Machín, los notables quiero decir, se salgan de la melopea mediática al uso. No quiero ser líder de nada a nada que ha hecho comenzar la Liga. Lo que quiero es sacudirme la bronca que tengo encima desde que nos quedamos sin vino, sin rosas y con cinco disparos en las piernas para, después, ir a hasta Tánger para no cabrear al don Corleone del fútbol español. De eso es lo que quiero resarcirme, quitármelo de encima como si fuera un mal bajío, un aviso de la Agencia Tributaria. Y así hablo yo en privado. Con el brazo sobre el hombro del colega y los ojos tan brillantes como una noche de etiqueta roja. Así le pido al cielo que nos acompañe en casa de los del derecho a decidir…quien roba más. Así le pido a los míos que vayan a Barcelona. A quitarse humillaciones de encima. A despojarse, como hacen las santeras yorubas en el Caribe, con planta de Vencedor para que salga de naja lo malo y entre en nuestra vida lo bueno.

Y lo bueno es meterle a los del chiquetito y al caníbal  ese que devora al fútbol y a sus rivales a base de bocados como los del lobo a la Caperucita, un par de chicharitos con huevos. Con mucho huevo. Para que al guiso no le falte de na.  Eso sí que es bueno, relajado, higiénico y saludable. Vas para allá, dejas callado a los que le pitan al himno y a la bandera y le pasas un recibo de tres chícharos a la portuguesa y una guindilla morisca que te trajiste de Tánger para las ocasiones especiales. Y la del sábado es muy, pero que muy especial. Tanto que como se cumplan los deseos más de uno va a vivir una semana la mar de relajada. Tan a gusto o más que si  hubieras ido con el muchacho ese que confundía la oficina con los puticlubs, pagando la hora de hidratación y masaje con el dinero de los demás. Ni argumento con ligas ni con lideratos. No son asuntos que me aborden en estos momentos.

Porque en estos momentos lo que me ahoga y me asfixia es la bronca y la revancha. Las ganas de devolverles a esos presuntuosos lo que con tanta soltura nos endiñaron. Es hora de ir hasta la capital del noreste y recoger tantas cosas como nos quitaron o dejamos caer en el camino. Recogerlas todas. Santificarlas. Honrarlas y colocarlas en los altares de la prensa para que sepan que lo que te quitan estás en la obligación de recobrarlo por lo civil o a jalones, que tiene muy buena rima para ser sevillista. Porque en ello se sustenta el orgullo, el coraje y la bravura de un equipo que aspira a ser tan grande como su historia. Y la historia, para que no se convierta en arqueología, hay que hacerla diariamente. Cada semana. Como le has dicho a tu colega, por lo bajini, que vamos a hacer este sábado…

Jaime Parejo

Jaime Parejo

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Jaime Parejo

@Jaime_Parejo

Periodista deportivo del diario ABC de Sevilla, https://t.co/OKGmn3p4dA y https://t.co/2J9VfuERRI «El periodismo es la literatura con prisas» Mathew Arnold
«El gran dictador», en La 2'. Genialidad del gran Charles Chaplin. - 7 horas ago