Vincenzo Montella, junto a Arana, en el entrenamiento del Sevilla FC. Foto: J. J. Úbeda
Vincenzo Montella, junto a Arana, en el entrenamiento del Sevilla FC. Foto: J. J. Úbeda

Los meses más duros de tu vida

Daniel Alves también vivió un complicadísimo desembarco en Nervión; Montella y el Sevilla FC preparan el mejor debut para Arana
Por  10:03 h.

Esta semana se ha cumplido un mes de su presentación con el Sevilla. Hace ya dos y medio que el club de Nervión anunció oficialmente su fichaje. Pero Guilherme Arana, campeón del último Brasileirao con el Corinthians y distinguido como el mejor lateral zurdo de su país, no ha conseguido debutar aún con su nuevo equipo en su desembarco en Europa. No tardará mucho. Seguro. En el Sevilla hay antecedentes, capítulos cercanos que invitan a no precipitarse en la adaptación de este perfil de jugadores jóvenes que acaban de cruzar el charco en busca de consagrar sus carreras en el Viejo Continente. Es la cíclica del fútbol. Y de ella se aprende. Arana, de 20 años, encarna una importante inversión de futuro y el cuerpo técnico tiene muy claro que su eclosión en el equipo debe producirse, no sólo dentro del lógico patrón de progresividad, sino en un marco físico óptimo. No hay prisas. Sobran aquí las presiones innecesarias y, sobre todo, los atropellados juicios de valor que tampoco ayudarían al futbolista ni a la diligente exposición de su mejor versión.

Antes de que el Sevilla culminara el fichaje de Arana, un intermediario sin demasiados intereses en la transacción me comentó que, por las cantidades que se barajaban y que finalmente se terminaron pagando por el futbolista (algo más de diez millones de euros), la operación era catalogada de riesgo bajo o inexistente. La proyección, regularidad y rendimiento de Arana en Brasil han generado tal consenso entre la crítica y los técnicos de su país que allí nadie duda de que el lateral izquierdo sevillista es el más capacitado para recoger los testigos en su selección de mitos como Roberto Carlos o Marcelo. El tiempo dirá. Aunque, a falta de verlo en un Sevilla de élite, algo tendrá Arana cuando a los nervionenses le disputaron su fichaje equipos como el Barça, el Atlético o la Roma de Monchi.

En el mercado invernal de la 2002-2003 aterrizó en el Sevilla un jovencísimo lateral brasileño: Daniel Alves. No había pisado antes Europa. Después de ganar títulos y títulos, y más títulos, el verano pasado se decidió a contar en una bonita recopilación de su brillante carrera lo rematadamente mal que lo pasó durante sus primeros meses en Sevilla: “Cuando llegué a Sevilla estaba cabreado porque algunos jugadores y el entrenador (Caparrós) me miraban como si debiera jugar con el filial… Estaba en medio de los seis meses más duros de mi vida. No hablaba español, el entrenador no me ponía y lo primero que pensaba era en regresar a casa. Pensé en mi padre y decidí quedarme, para aprender el idioma e intentar hacer amigos para, al menos, volver a Brasil con una nueva experiencia que contar. Todo cambió al comienzo de la siguiente temporada…”.

Darío Silva, Alves y Reyes celebran uno de los tantos sevillistas de la goleada al Real Madrid en 2003 (Foto: Rocío Ruz)

Darío Silva, Alves y Reyes celebran uno de los tantos sevillistas de la goleada al Real Madrid en 2003 (Foto: Rocío Ruz)

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 17 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @Orgullo_Nervion: CRÓNICA --> Barcelona-Sevilla (4-2): Ter Stegen y el VAR condenan a un Sevilla valiente https://t.co/g97B6b5U5T vía @O - 9 horas ago