Machín, en el Krasnodar-Sevilla (EFE)
Machín, en el Krasnodar-Sevilla (EFE)

Lo que de verdad importa a Machín

Desde el enriquecimiento táctico y la gestión psicológica del grupo: la clave de rodearse de «personas con ganas de mejorar»
Por  9:41 h.

Estudioso, comprometido y flexible en sus principios con el único objetivo de alcanzar las metas desde el trabajo y la constancia. Y la motivación. Son algunos de los calificativos que pueden definir a Pablo Machín, un entrenador para el que cualquier detalle cuenta a la hora de optimizar los resultados finales. No se le escapa nada. Lo controla todo. Desde la sutileza y sin estridencias.

Sus frases contundentes compatibles con el respeto, su mirada sincera o esas clásicas anotaciones en papel durante el desarrollo de los partidos, sin perder la minuciosa capacidad analítica en medio de la vorágine de las pulsaciones, son un claro ejemplo. Ni saca pecho cuando gana, ni evoca la tragedia cuando vienen mal dadas.

A Machín, que ilusiona a los suyos con un Sevilla líder, le preocupa más el hecho de tener al grupo metido al cien por cien y motivado que refugiarse en los recurrentes lamentos por las lesiones y la carga de partidos. El Sevilla es el que más juega, sí. Pero en su plantilla todos los jugadores pueden contar ya que han dispuesto de minutos.

Entre las virtudes del técnico emerge especialmente una capacidad camaleónica para adaptarse a las circunstancias. Pasó de jugar con dos pivotes y un delantero a hacerlo con un único mediocentro y dos puntas… para terminar impulsando el vuelo del Sevilla. Su libro de estilo se actualiza, se ajusta como un traje a medida al plantel del que dispone.

“Soy el mismo: un hombre de club, de proyectos largos, pero el Sevilla y el reto de Europa, con partidos los jueves y domingos, me ha obligado a cambiar mi forma de entrenar”, reconoce Machín. Y quizá su gran aptitud apunte al plano psicológico, a la habilidad para gestionar los recursos humanos, como ha dejado entrever esta semana durante su intervención en una mesa redonda celebrada en Barcelona. Dio claves que debería grabarse a fuego cualquier jefe de personal: “Yo no soy el mejor, pero quienes trabajan a mi lado me hacen mejor. Hay que elegir muy bien a quienes te rodean. No fichéis currículos, fichad a personas. Yo lo hago: no ficho expedientes, sino a personas con ganas de mejorar. Cuanto más felices sean los empleados, mejor irá la empresa”.

Fran Montes de Oca

Fran Montes de Oca

Redactor de Deportes en ABC de Sevilla
Fran Montes de Oca

@MontesdeOcaFran

ABC de Sevilla. 18 años informando y disfrutando en sus medios (TV, radio, papel y web). https://t.co/OKGmn3p4dA https://t.co/2J9VfuERRI
RT @Orgullo_Nervion: El domingo es la #CarreraAficionesABC y todavía estás a tiempo de apuntarte y defender al #SevillaFC https://t.co/W677… - 2 días ago