roque-protesta

Más allá del derbi y la expulsión

El Sevilla ya no es sólo que no se pasee, como se paseaba ante los verdiblancos, sino que pierde; en Nervión se han bajado varios escalones llevando al club
Por  10:47 h.

Vistas las mil y una repeticiones -y en todos sus ángulos- de la expulsión de Roque Mesa en el derbi, me mantengo en mi primera impresión: yo, de ser Gil Manzano, hubiera parado el juego y les hubiera dicho tanto al canario como a Pau López que a la próxima triquiñuela serían amonestados. Es decir, ni creo que el centrocampista hizo lo suficiente para irse a los vestuarios antes de tiempo ni tampoco hay agresión y penalti del portero. Dicho todo esto, y visto que ni siquiera se ponen de acuerdo los árbitros y el Comité de Competición, creo que ya es momento para que Betis y Sevilla, Sevilla y Betis, vayan más allá de lo ocurrido en el partido y, sobre todo, en la expulsión.

Es hora de que los dos den un paso más. Analicen no sólo los tres puntos en juego, sino cómo ha cambiado la dinámica en los últimos meses. Empezando por el Sevilla, que ha sido el que ha protestado -tenía razón para ello-, debemos decir que se ha excedido en sus quejas. Sobre todo, si nos atenemos a que, supuestamente (cosa que nadie se creía ni antes ni ahora), en Nervión los derbis no tenían importancia. Es cierto que los sevillistas estaban tantos escalones por encima del Betis que el duelo ante el eterno rival quedaba en un segundo plano porque lo realmente importante era tocar plata. Y así ha sido durante mucho tiempo hasta el punto de que, por momentos, no ha «existido» el derbi.

Y he aquí la verdadera clave para mí del duelo Betis-Sevilla. ¿Por qué ahora sí lo hay? ¿Es más mérito de los verdiblacos o demérito de los de Nervión? Pues hay de todo, por lo que hay que destacar lo positivo de los de Heliópolis y lo negativo de los sevillistas. El Betis, desde la llegada de Lorenzo Serra Ferrer, se ha movido tan bien en el plano deportivo que ha hecho crecer al club en todas las áreas. El tándem del vicepresidente deportivo con Quique Setién ha provocado que los verdiblancos, acostumbrados a sufrir -y más con el eterno rival- lleven disfrutando algo más de un año. Y ganando. Porque el Sevilla ya no es sólo que no se pasee, como se paseaba ante los verdiblancos, sino es que pierde (dos de los tres últimos derbis). Y ello se debe a que en Nervión se han bajado varios escalones a la hora de llevar el club. El adiós de Monchi sigue doliendo demasiado. Y no sólo en el terreno de juego. También se ha visto afectada la imagen del Sevilla de puertas para fuera.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @sergantavila: Décima victoria seguida del #betisbaloncesto. Otra paliza más. Es un rodillo: 99-68 al Real Canoe. Suma once triunfos y s… - 8 horas ago