Pablo Machín dialoga con el banquillo durante el Sevilla-Getafe (Foto: AFP).
Pablo Machín dialoga con el banquillo durante el Sevilla-Getafe (Foto: AFP).

Retoques al plan de Machín

Es pronto para dictar sentencia tanto para bien como para mal, pero es una realidad que hay ciertas cosas del equipo de Nervión que necesitan un cambio urgente
Por  10:02 h.

No hay que elevar nada a definitivo. Todavía no. Y menos, en el fútbol. LaLiga acaba de empezar y hay tiempo para todo. Para mejorar, por supuesto, pero también se puede empeorar. Es decir, las conclusiones que se pueden sacar a día de hoy es más que probable que no se parezcan en nada a las de dentro de dos meses. Pero eso no quita que no se pueda ir valorando lo que viene haciendo el Sevilla. Y lo cierto es que, sobre todo a raíz de los dos últimos encuentros, las sensaciones no son buenas. No sólo por las derrotas, que también, sino por la propuesta del equipo, el nivel de algunos jugadores y la mano de Machín. Como decimos, es pronto para dictar sentencia tanto para bien como para mal, pero es una realidad que hay ciertas cosas del equipo de Nervión que necesitan un cambio urgente.

 
En primer lugar, y una vez que ya no se puede tocar la plantilla hasta el mercado invernal, deben jugar los mejores. Da igual el sistema, la idea de juego y el plan que tuviera preestablecido que el técnico soriano. Lo importante es ganar y ello siempre será más factible con ciertos futbolistas sobre el campo. O, más bien, con algunos fuera de él. Por ejemplo, no tengo argumentos para decir si Gnagnon es válido o no para el Sevilla, pero sí para pensar que no debe volver a jugar hasta que no tenga un nivel físico aceptable. En la elite, y cuando encima se supone que quieres pelear por lo máximo, no puedes contar con alguien pasado de kilos. El caso de Nolito es diferente: lo da todo, no para de correr, de intentarlo, pero no le sale nada, no está para esto.

 
Ahí debe mover ficha Machín. Pero también en su pizarra. El cambio de estilo ha sido alabado por casi todos. En Nervión se habían cansado del toque eterno sin verticalidad, de modo que fue muy aplaudida la llegada del juego directo. La puesta en escena, aunque fuera con equipos de muy poca entidad, gustó. Hasta ahí, todos de acuerdo, pero con el paso de los partidos y, sobre todo, con la llegada de rivales de mayor nivel, se empiezan a apreciar algunas cosas que necesitan retoques.

 

Como, por ejemplo, que Ben Yedder y André Silva deben jugar juntos. También que a Roque Mesa y a Banega les cuesta sostener el centro del campo. Y que la defensa de tres (o de cinco) no tiene por qué ser intocable. Toca hacer autocrítica y centrarse en Europa.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @GURMESevilla: «La década prodigiosa», el regalo de navidad perfecto para los amantes de la gastronomía en #Sevillahoy https://t.co/bUD2… - 14 horas ago