Sergio Rico en el Leganés - Sevilla (EFE)
Sergio Rico en el Leganés - Sevilla (EFE)

Sergio Rico

"Bien harían todas las partes en echarla al suelo, en pensar en el futuro y en ponerle más cabeza que pasión a estos momentos"
Por  10:54 h.

Hay un problema con Serio Rico. Es innegable. Y lo mejor es tratarlo abiertamente para intentar buscarle una solución. La relación del portero con la grada nunca ha sido la mejor, pero tres fallos consecutivos pueden convertir lo que queda de temporada en un auténtico sufrimiento para el canterano. Y ni él ni el Sevilla están para esas cosas. Vaya por delante que creo que, por irme a lo más cercano, Sergio Rico puede hacer más en el gol de Griezmann de la Copa del Rey y que, por supuesto, no hay falta ni en la acción de Cala ni en la de Siovas. Pero ni siquiera todo eso es justificación para el trato que está recibiendo el guardameta. Para empezar, porque el perjuicio está yendo contra su persona, sí, pero también contra el equipo y los objetivos del club. Así que bien harían todas las partes en echarla al suelo, en pensar en el futuro y en ponerle más cabeza que pasión a estos momentos, porque la realidad es que Sergio Rico va a ser el portero del Sevilla hasta que acabe la 2017-2018, si tenemos en cuenta que David Soria ha jugado un par de ratos y se ha tirado todo el mercado de fichajes buscando una salida y que Ondoa, que suele ser el tercer portero, viaja a todos los partidos pero se queda fuera, por lo que ni siquiera juega con el filial.

Los fallos están ahí y nadie los puede discutir. De hecho, hasta el propio Sergio Rico salió tras el partido a pedir perdón, consciente de que se había equivocado y de que la situación puede llegar a un extremo nada recomendable. Pero también es cierto que no se pueden recordar sólo lo malos momentos del portero, porque también ha tenido buenos. Y bastantes. Soy de los que siempre he hablado claro sobre el guardameta. Tanto, que decía abiertamente que no se merecía ese rol de titularísimo cuando saltó a la primera escena. Y, por supuesto, no merecía ir a la selección española cuando fue. Luego, la situación dio un giro de 180 grados. Cuando sí mejoró, cuando sí era fundamental en el Sevilla, comenzaron las críticas de la afición y se quedó fuera de ir con España. Inexplicable. Lo segundo depende del seleccionador, pero lo primero es sólo cosa del Sevilla y los sevillistas. Y guste más o menos, Sergio Rico no se merece que su propia afición se mofe de él, como ocurrió hace no mucho en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Parará más (ha sido fundamental tanto en la campaña pasada como en ésta para optar a lo máximo) o parará menos, será más simpático o lo será menos, pero es evidente que la situación le ha superado y que el mayor perjudicado es el Sevilla. Así que ante la cita del miércoles, en la cual los de Nervión se juegan media temporada, todo lo que sea criticar a Sergio Rico significará que el portero y sus compañeros jueguen nerviosos, con el hándicap que ello supone cuando está en juego el meterse en una final de la Copa del Rey. Sólo hay que ver la jugada de ayer en Leganés para saber que el portero sufre un bloqueo mental, tiene “miedo”, de modo que pienso que lo mejor para la vuelta copera es apoyarlo al cien por cien. Ya habrá tiempo al final de la temporada para hacer balance y buscar la mejor solución para todas las partes. Actualmente apunta a que eso se traducirá en la salida del guardameta. Quizás sea sí, pero ahora mismo hay demasiado en juego como para pensar en lo que ocurrirá dentro de cinco meses.

Ramón Román

Ramón Román

Redactor Jefe de Deportes en ABC de Sevilla
Ramón Román

@RamonRomanR

Redactor Jefe de Deportes de ABC de Sevilla (https://t.co/8Bf016uxHw y https://t.co/WIQmXsNlog).
RT @Orgullo_Nervion: La Roma hace oficial el fichaje de Nzonzi https://t.co/4k63ktm3sW #SevillaFC vía @Orgullo_Nervion - 4 horas ago