Jugadores en el entrenamiento del Sevilla FC (Juan José Úbeda)
Jugadores en el entrenamiento del Sevilla FC (Juan José Úbeda)

Lo innegociable

El dolor del sábado tardará en cicatrizarse; lógico, pero el esfuerzo del mañana es el único camino...
Por  10:55 h.

Pocas veces, al menos en la historia reciente, el sevillismo pudo recibir una decepción tan grande como la del sábado en el Wanda Metropolitano. Y no por la derrota, puesto que con el Barcelona siempre se percibe que puede llegar, sino por la forma en la que se cayó: sin ideas, sin alma y deseando que el colegiado pitara cuanto antes el final. Eso fue lo que más dolió. Porque sólo dos años antes, también ante el Barcelona, la misma afición vitoreó y condecoró con aplausos a los suyos tras perder la Copa. Ese equipo, el de la campaña 2015-16, cansado y aturdido tras ganar unos días antes la Liga Europa ante el Liverpool, se dejó el aliento. Lo que hiciera falta. Hasta las lágrimas de impotencia de un Iborra que dibujó con su dolor el orgullo de los sevillistas. Eso es lo que se quiere. Ahora, también. Contra el Levante, por supuesto. Once guerreros que muerdan desde que el colegiado pite el viernes el inicio de un partido en el que el Sevilla se juega mucho más de lo que ahora mismo la mente sea capaz de comprender. Es Europa. Y la hora de olvidar el fiasco de la final de la Copa del Rey. Lo que hay en juego necesita de la máxima implicación de una plantilla que ya dio el primer paso con su conjura el lunes para sacar esto adelante. El dolor del sábado tardará en cicatrizarse. Lógico. Sólo el tiempo cura las heridas más profundas. Pero el esfuerzo del mañana es el único camino. Y eso es innegociable. Toca Levante.

Roberto Arrocha

Roberto Arrocha

Redactor de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Roberto Arrocha

@RarrochaR

Periodismo/Journalism (ABC) Profesor/Doctor en Comunicación (Univ. Loyola Andalucía). ABP (SFC TV). Canario en Sevilla
👏🏻👏🏻👏🏻 https://t.co/tYelH0zE0C - 1 día ago