Los jugadores del Sevilla celebran uno de los goles del partido ante el Escobedo (EFE)
Los jugadores del Sevilla celebran uno de los goles del partido ante el Escobedo (EFE)

Cinco partidos

El Sevilla se ha tomado en serio esta competición y no permitió sustos
Por  9:13 h.

El nuevo formato de Copa gusta a todos hasta que el ejemplo de la igualdad le tiene a uno como protagonista. Seguro que Alavés o Getafe no estarán tan de acuerdo con los piropos que han ido llegando a esta Copa tan británica pero nunca llueve a gusto de todos. Lo mejor es que los dos equipos sevillanos han solventado con nota los cruces más delicados. Sin concesiones y evitando sustos. Contundentes en sus resultados, con la portería a cero y demostrando que los de Tercera no tenían opciones ante Betis y Sevilla. Era la eliminatoria que garantizaba más trampas por lo condicionada que estaba al tocar en suerte rivales con tanta diferencia competitiva y por jugarse en estadios de condiciones modestas. Pero el Eusebio Arce y La Florida no quedarán en la historia para olvidar de Sevilla y Betis, sino en anécdotas en el transitar copero de dos equipos que no renuncian a ninguno de sus objetivos en la presente temporada. Ahora, la final está a cinco partidos de distancia. Como para no entregarse a esta Copa del Rey.

 

 

 
El Betis fue como quería su entrenador. Lo había dejado Rubi claro en las previas. Y así obró con una convocatoria liguera y con un once más que reconocible. El 0-3 lo dijo todo. Sin lesionados y con la tranquilidad de poder dejar un buen sabor de boca en Portugalete, de rotar lo necesario y darle minutos a los que tienen que estar activos como segunda unidad para el mes largo que queda de competición cargada si hay buenos resultados en los cruces. Aleñá se estrenó como titular y fue acomodándose en la posición donde Rubi quiere que progrese, haciendo más de Guardado que de Canales. Ahora con la inminente llegada de Guido Rodríguez y la recuperación de William Carvalho está por ver qué elecciones hace el técnico, pero está claro que a cualquier entrenador le gusta contar con una plantilla que le genere dificultades a la hora de elegir por la competitividad de sus elementos. Ahora lo tendrá así Rubi y eso sólo puede redundar en el beneficio competitivo del Betis.

 

 

 
Así ha sucedido en el Sevilla desde la pretemporada, cuando Julen Lopetegui supo conducir hacia el resultado deportivo la pugna sana entre los compañeros del plantel, especialmente en una medular cargada de variantes. En Escobedo mostró el conjunto la seriedad que merece un duelo así para demostrar quién es quién y ahuyentar las opciones de sorpresa que envalentonan tanto a los rivales modestos. Volvió Nolito con las ganas del que quiere recuperar la titularidad y Jesús Navas demostró, una vez más, que le da igual dónde y ante quién, que sus ganas y hambre están intactas pasen los años, los oponentes y las competiciones.

 

 

 
Ahora todo estaremos pendientes del bombo que mañana dará vueltas y señalará cuál es el siguiente paso en el camino de esta Copa para Betis y Sevilla. Algunos querrán derbi y otros no lo quieren ver ni en pintura. Es la primera oportunidad en la que pueden chocar, aunque resulta difícil por los condicionantes que presenta aún este reparto de enfrentamientos. Toque lo que toque está claro que Sevilla y Betis se han tomado de manera muy seria la Copa del Rey, con ganas de llegar lejos y dejar el pabellón bien alto. Los verdiblancos alcanzaron las semifinales en la anterior edición y los sevillistas tienen ganas de tocar plata varios años después. Ambición mirando a una competición corta y cargada de ilusión.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @Orgullo_Nervion: Oficial: Suso nuevo jugador del Sevilla FC https://t.co/50Mg3Y2RaW #SevillaFC - 2 horas ago