Momento en el que Martínez Munuera consulta con el VAR la jugada del primer gol de De Jong en el Real Madrid - Sevilla (Foto: AFP)
Momento en el que Martínez Munuera consulta con el VAR la jugada del primer gol de De Jong en el Real Madrid - Sevilla (Foto: AFP)

Criterios

Se siente severamente agraviado el Sevilla por lo ocurrido en el Santiago Bernabéu
Por  12:03 h.

Uno no sabe ya a qué atenerse. Las interpretaciones son según el viento que sople. Así es muy difícil impartir justicia. Y, sobre todo, entenderla. El VAR ha cambiado el fútbol. Pero no está claro que sea para mejor en todo. Sí parece indiscutible en las acciones de fuera de juego, aunque ahora se escrute hasta el milímetro y eso conduce a una cierta perversión de la norma, y de la línea de gol, pero cuando entra en juego el ojo humano, la opinión, llega el ovillo, aparece la confusión. El colegiado valenciano dice una cosa y el cántabro, otra. Y vuelven los apagones de criterio cuando el balón rueda en un escenario en concreto y nunca falla en otro. Y la cámara lenta, que pervierte la correcta lectura de las disputas porque no todo contacto es falta y no hay que saber tanto de física y sí de fútbol para interpretar las intenciones. De todas formas, ya resulta raro ver un partido en el que no haya videoarbitraje, tan interiorizado que está en el discurso del juego.

Así, el VAR se ha convertido en esa herramienta maldita o bendita en función de lo que corrija o emborrone, pero siempre estará en boca de todos hasta que su uso no se ajuste a una lógica que es difícil que contente a todos. Se afanan los árbitros por hacer ver que sus circulares lo dejan todo claro pero con sus actos no paran de estar en el centro de la diana. Si el VAR iba a servir para hacer más justo el fútbol parece que lleva el camino contrario, sobrealimenta la sensación de desamparo cuando lo que se decide está al albur de la opinión de un colegiado, un humano o dos que también cometen errores, como no puede ser de otra manera. Infalible se pensaba y de ahí la frustración y los titulares. Quizás falte pedagogía y también tiempo para que todos lo entiendan igual pero hay cosas que no dejan de pasar. Antes se delegaba en el árbitro de campo, que podía estar afectado por las pulsaciones, capacidad de visión o nivel, que había de todo. Ahora cada espectador tiene una sala de VAR en su casa y si no pitan lo que consideramos no queda otra que la acusación de parcialidad.

Ya son muchos los equipos que han protestado apuntando a la disparidad de criterios a la hora de aplicar justicia por parte de los árbitros. Celta, Barcelona, Real Madrid, Betis… Y se acaba de incorporar el Sevilla con la amarga queja de Monchi en el Bernabéu. Se siente severamente agraviado el Sevilla por una jugada que tiene muchas aristas, ya que está por ver si el VAR puede intervenir en esa acción interpretable y deja la puerta abierta a que un gran porcentaje de los rifirrafes que se producen en las áreas puedan pasar de lucha por la posición a penalti o falta en ataque si el listón está a esa altura. ¿Dónde está el criterio? Pues eso.

En el Betis, aún ganando, no se esconde el dato que aparece detrás del 3-0 ante la Real. Ocho faltas verdiblancas significan tres tarjetas. Una infracción vasca, una amarilla. Las cartulinas béticas siguen siendo las más «baratas» del campeonato. Un equipo que quizás tenga el defecto de no emplear el otro fútbol sufre faltas y castigos disciplinarios por igual. La sensación de maltrato sigue.
Así, nunca lloverá a gusto de todos porque cada ojo tiene sus intereses pero resulta difícil de entender que una herramienta tan válida se vea afeada por las oscilaciones en el criterio de los colegiados. Ojalá todo sea más claro para que la credibilidad del VAR lleve a confiar en una justicia ciega que trate a todos por igual. El fútbol lo necesita y lo agradecería para evitar burladeros en los malos partidos y daños a los inocentes.

Mateo González

Mateo González

Redactor Jefe de Sección de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @Orgullo_Nervion: 🎥 La emoción de Monchi y el bonito gesto de los jugadores del Sevilla FC con Reyes https://t.co/6u1P7t47mq vía @Orgull - 1 hora ago