Javi Navarro deposita el ramo en el minuto 16 del Trofeo Antonio Puerta
Javi Navarro deposita el ramo en el minuto 16 del Trofeo Antonio Puerta

Lo que fuimos, lo que somos

Monchi, Caparrós, Serra Ferrer, Jesús Navas, Canales, Jesé... todos en busca de un presente
Por  9:50 h.

Días de retrovisores. Mirada al pasado. Muchos motivos para ello. Antonio Puerta lo merece. No sólo cada año, sino cada día. Un antes y un después. Un camino abierto. Conviene no olvidar. Es la mejor enseñanza para los que ya van llegando. Porque el pretérito se ha hecho muy presente. Rogelio, uno de los grandes, dijo adiós hace unos días. Pierna izquierda y personaje de anecdotario infinito. Las lágrimas de Gordillo por su ídolo eran en sí un obituario. Un mito que admira a otro mito. Mucha humildad en esa estampa. Cambian los ciclos y los protagonistas. Esto no espera a nadie. La máquina del tiempo se desenfrena y hasta un nieto de Scotta ya corre por el Sánchez-Pizjuán. Puerta, Rogelio, Scotta… Palabras mayores.

Al pasado se han abrazado muchos protagonistas últimamente. Miren, sin ir más lejos, al Real Madrid. Zidane vuelve como si nada porque para qué mirar al futuro si la solución está en el ayer. Parecido, que no igual, es lo sucedido con Monchi. Un capítulo segundo del coincidente retorno de Lorenzo Serra Ferrer y Joaquín Caparrós a las dos orillas del fútbol sevillano. Para qué dar más vueltas buscando lo que sólo puedes encontrar en una persona. El molde se rompió con ellos. Todos se dieron cuenta de que en casa no sólo se está mejor que en ningún sitio sino que es donde a uno le entienden sin tener que explicarse. Porque, curiosidades del destino, los que pilotan el presente ya estaban ahí hace quince años. Y veinte. Y veinticinco.

La porfía con las agujas del reloj no es exclusiva de los que ahora pisan césped más allá de la cal o despachos con moqueta limpia. También la viven los profesionales. Jesús Navas y Canales pueden disertar sobre ello. El campeón del mundo y el chico que iba a comérselo pero al que se le torció todo hasta tres veces. Ejemplos de constancia y superación. Aquí sí que tienen que tomar nota los que arrancan en esto y también los que creen que con los años se sabe todo. Hace unos meses nadie hubiera apostado por Jesús Navas y Canales de nuevo con España. Y ahí están. Luis Enrique ha mudado de personaje con respuestas ásperas a un juez de criterio indiscutible. Navas, 33 años y un cuerpo de niño que mantiene lo mejor de esa etapa: ilusión y salud. Canales, aquel imberbe que todo lo podía y que oyó tantas veces el crujido que hubo quien lo retiró antes de tiempo. Tanto tenía que decir que cada obstáculo lo superó saltando más alto y más fuerte. Ahora conoce tan bien su cuerpo que exprime su rendimiento entre los mejores y las lesiones se las ha dejado a otros.

Ellos han llegado a un destino inimaginable para los mortales pero no hay exclusividades. Jesé emprendió un camino boscoso cuando apartó el fútbol de sus prioridades. Aprendió antes del pitido final y ha conseguido una prórroga que no se la conceden a tantos. Ahora se ha ganado el partido de vuelta. El Betis le da buena nota a su periodo de prueba y quiere que continúe. Ya es una recompensa a su esfuerzo. Pero esto no consiste sólo en llegar, sino en mantenerse. En Europa, al menos. Porque de eso saben Sevilla y Betis, que buscan el tesoro de las siete primeras plazas para conservar lo que todos esperan que sea suyo. Pasados que mueven el futuro y que se hacen carne en el presente. Añoranzas de tiempos que parecen volver pero que cobijan diferencias en la madurez y en las canas. Lo que fuimos y lo que somos. A la espera de lo que seremos.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
El #Betis confirma el diseño que os avanzábamos ayer en @afdlp para la primera equipación de la 2019-20 https://t.co/vaJOabizcl - 2 horas ago