Monchi, durante la presentación (Foto: Sevilla FC).
Monchi, durante la presentación (Foto: Sevilla FC).

Saber vender

Monchi necesita pintura para restaurar los cuadros de otros años y pintar la obra que quiere para su Sevilla 2019-20
Por  15:56 h.

Tal y como está el mercado hay trenes que sólo pasan una vez. Y vaya trenes. Los millones vuelan y los jugadores saltan de camiseta en camiseta con una facilidad sorprendente. Ya no hay quien eche raíces, aunque de eso participan todos los de este negocio. Ganan más, quieren más. El fútbol está montado así. La tele riega el campo en el que florecen estas ofertas que provocan más expectación, jugadores más caros, movimientos más llamativos, y al final todo repercute en mayores audiencias y atención. Un círculo perfecto para que cada verano se produzcan más de una decena de movimientos en las plantillas y que lo raro es que haya algún jugador que se agarre al mismo vestuario durante más de tres años.

 

 

 
En esa tesitura saber vender, apretar lo justo y obtener el mayor de los rendimientos posibles es un triunfo. Son los partidos del verano. Luego hay que saber fichar pero muchas veces es… para saber vender. Un ejemplo es el de Pau López. A coste cero en el verano de 2018 pero atado por el Betis muchos meses antes. Un año después sale camino a la Roma en una operación que ronda, según cómo se tase a Sanabria, los 30 millones de euros. Un acierto pleno, mayúsculo. Es la fórmula del crecimiento. Haro y López Catalán la han entendido de inmediato. Un buen equipo para crecer a base de rehacerlo mercado a mercado y seguir inyectando aciertos.

 

 

 
Ya marcó esta fórmula el Sevilla hace tres lustros cuando Monchi puso las bases del equipo que levantó copas para asentarse entre la élite. Reyes, Sergio Ramos, Baptista, Daniel Alves… Todos salieron para conseguir esa gasolina económica, esa pintura a la que ahora se refieren Castro y el propio Monchi cuando hablan de la planificación de esta temporada. Tras las salidas de Muriel (honrosa buscando el empate), Promes (deficiente pero casi recuperando la inversión) y Sarabia (con gran plusvalía pero por debajo de su valor de mercado), han llegado a Nervión un puñado de futbolistas que persiguen recuperar esa vía de la plusvalía. Muchos jóvenes por valores que rondan los diez-quince millones y que en el Sevilla esperan que doble su cotización. Fichar para saber vender. Y lo que resta por salir ahora.

 

 

 
En el Betis han sabido manejarse con las ofertas externas en estos años. Ndiaye salió por una cantidad importante, Ceballos por algo más que su cláusula, Fabián cumpliendo los 30 millones exigidos (aunque ambos ahora valen mucho más en el mercado gracias a su progresión) y ahora Pau López, alcanzando la cifra, entre muchos conceptos, que se exigió en Heliópolis a la Roma desde el inicio. Ahora resta que sepan repetir el acierto y que los nuevos que lleguen multipliquen con su rendimiento su valor para generar alegrías e ingresos por igual.

 

 

 
En el Sevilla tienen claro que ese es el camino pero Monchi necesita terreno para ello. Reconstruir lo que no se hizo tan bien, o directamente mal, en estos dos años de Óscar Arias y Joaquín Caparrós al frente de la dirección deportiva. Esos jugadores que llegan por equis y que salen por equis multiplicado por dos. Es la fórmula que casi inventó Monchi y que tiene que estar de regreso en Nervión. Porque saber vender es la clave en estos días de tantas transacciones, en esta feria de millones en la que Betis y Sevilla tienen que coger siempre un buen pellizco.

Mateo González

Mateo González

Jefe de Sección de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
RT @AFDLP: Fekir y su compromiso con el Betis https://t.co/3GFvcdyion vía @AFDLP @Matglez #RealBetis - 34 mins ago