El once inicial del Sevilla para medirse al Mallorca en Son Moix (Foto: Sevilla FC).
El once inicial del Sevilla para medirse al Mallorca en Son Moix (Foto: Sevilla FC).

Sevilla FC: 34 puntos

La regularidad es la línea de un Sevilla que hizo lo más difícil: hacer reconocible un equipo nuevo
Por  10:00 h.

Dice adiós el Sevilla a 2019 con 34 puntos. Tercero. La foto es clara. Sólo le supera el Barcelona y el Real Madrid. Ambos a tiro de piedra. Resta un partido para el final de la primera vuelta y todas las dudas están resueltas. Porque las hubo. Julen Lopetegui, Monchi y José Castro lideran un proyecto realmente serio. Una garantía de competitividad. No es nada cómodo enfrentarse a este Sevilla, que se mueve por el hambre competitiva que le caracteriza. Así no ha perdido nunca el pulso a LaLiga. Sólo salió una vez de los puestos europeos. A la séptima plaza, una jornada. La regularidad es su sello. Dentro y fuera del campo. Ya sólo se plantea qué sería si tuviera un nueve rompedor pero edificar esta solidez después de trece fichajes es para repasar a conciencia el libro de los elogios porque no es nada fácil ni usual.

En el camino hacia los puntos que ahora adornan el casillero sevillista ha habido de todo pero principalmente capacidad de darle a los partidos lo que iban demandando. Activarlos cuando procedía y dormirlos en el momento que conviene. La diferencia de estos 34 puntos con respecto a los de Sampaoli, por ejemplo, es que tienen la pinta de residir en un concepto más sólido, en una línea más marcada, en una plantilla más completa. Menos ocurrencias y más seguridad. Y que lo que está por mejorarse anda en manos de quien mejor domina su parcela: Monchi y el mercado. Porque suplir a Dabbur por un nueve de área que domine en su zona y que sea capaz de impulsar hacia la red todo lo que genera una completísima segunda línea es lo que le resta al Sevilla no para perseguir sino para directamente estorbar a Barcelona y Madrid.

Y salir al zoco de enero con 34 puntos y ahí arriba en la tabla también es un imán para quien quiera meter goles y que el eco de los mismos retumbe de manera internacional, con la Eurocopa a las puertas. Vamos, un equipo muy atractivo es el Sevilla para poder hacerse con un delantero de garantías que quiera romperla en LaLiga rodeado de Banega, Ocampos, Franco Vázquez, Munir u Óliver Torres. Lo que está por ver es qué papel jugarán De Jong, Chicharito o el citado Dabbur en este tramo y si al final es una cuestión de hombres o de concepto. El tiempo dirá.

Además de los que viene jugando en LaLiga, Copa del Rey y en Europa, el Sevilla tiene ante sí otro partido trascendental para cerrar el año. Deportivamente ya está todo dicho en 2019 pero en el asunto institucional resta una junta de accionistas que debe ser histórica por la importancia de los puntos que serán votados. Convocados están los sevillistas para validar el gran pacto entre los principales accionistas, dibujado como una estabilidad que supone darle la llave a los que vienen haciendo las cosas tan bien durante muchos años. Castro, en su gobierno, ha conseguido que en Nervión se hable de lo que se debe y que los debates se reduzcan a De Jong, Dabbur o Chicharito y, si no, Carriço o Koundé. Instalado en el crecimiento que le ha llevado a las más altas cotas de su historia, asume los retos que le quedan como la remodelación del estadio y hacerse con una plaza fija en la Liga de Campeones. Pero eso es lo que siembra para el porvenir, mientras en el presente buscará los 37 puntos en el final de la primera vuelta y no dejar la estela de los dos grandes que luchan por algo que en Nervión no se quiere nombrar sólo por superstición.

Mateo González

Mateo González

Redactor Jefe de Sección de Deportes en Diario ABC de Sevilla
Mateo González

@Matglez

Periodista / Journalist. Redactor Jefe de Deportes de @abcdesevilla, @AFDLP y @Orgullo_Nervion RT no significa estar de acuerdo
@crisstian88 Gracias, Cristian. Un abrazo - 2 horas ago