Jesús Navas, con la Copa del Rey conquistada en 2010
Jesús Navas, con la Copa del Rey conquistada en 2010

Copa: ganar hoy para que no nos silben mañana

Betis y Sevilla, tras la sesión de estiramientos de los dieciseisavos, encaran lo serio enfrentándose a la Real y al Athletic, la aristocracia vasca
Por  10:29 h.

Si la distancia más corta entre dos puntos es la línea recta, la que separa el no comerse una rosca en la Liga a jugar competición europea la temporada siguiente es ganar la Copa del Rey; con permiso de Messi, naturalmente, que ha ganado las cuatro últimas con la punta de sus botas. No es, pues, cosa de desaprovechar la oportunidad de sumar al pasaporte europeo la posible conquista de uno de los pocos títulos a los que puede aspirar la clase media. Y en ello andan esta temporada Betis y Sevilla, que hoy, tras la sesión de estiramientos que supusieron las eliminatorias contra el Racing y el Villanovense, encaran lo serio enfrentándose a la Real y al Athletic, la aristocracia vasca. Le tocó al Betis la ida en casa y frente a un rival que viene de ganar fuera y no en cualquier campo, sino en el Santiago Bernabéu.

El día que en Madrid se dieron cuenta de lo que 18 equipos de Primera ya sabían de sobra, que el VAR no sólo es no perfecto sino que puede ser pluscuaimperfecto a poco que se le dé un uso torticero. Aprovechó la Real el regalo del Comando M (Munuera Montero y Mario Melero) y con el subidón de autoestima se presenta en el Villamarín. Es probable que haya cambios en los donostiarras, donde Moyá debe jugar en la puerta, aunque a Esnaola quien le mole sea Rulli.

Nada hay seguro con Quique Setién por medio, más allá de que no podrá alinear a Lainez y Emerson, los refuerzos que negocia Serra Ferrer para el mercado invernal. Guardado y Lo Celso, reservados en Huesca, que vaya si existe, deben estar en el campo hoy, mañana y pasado.

El Sevilla se fue a Bilbao con un contenedor de almax entre el equipaje para evitar las consecuencias del empacho de Athletic que va a tener. Tres citas en una semana. Y con un presidente cocinero, Aitor Elizegi, que amenaza el perímetro abdominal de Pepe Castro. Por cierto, que al mandatario bilbaíno lo que le gustaría sería jugar la FA Cup, tan independentista de los fogones como es. Se tendrá que contentar con la del Rey y silbar si llega a la final. Pablo Machín tratará de seguir recuperando gente para la causa, como ha hecho con Gnagnon. Jugarán Vaclick y diez más, no necesariamente los de siempre.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla