Pablo Machín aplaude una acción de su equipo esta temporada. Foto: @Pablomachindiez
Pablo Machín aplaude una acción de su equipo esta temporada. Foto: @Pablomachindiez

El decisivo casting copero comienza mañana

El 25 de mayo, al final de la Palmera, os queremos ver, Betis y Sevilla, protagonizando la película más emocionante de la historia del fútbol sevillano
Por  10:11 h.

Fue conocerse de manera oficial que el Benito Villamarín acogerá la final de la Copa del Rey’19 y convertirse las redes en la sede del Festival del Cine Futbolero de Sevilla, de tantas películas como se montó el personal. Gervasio Iglesias, que ha tocado casi todos los palos en su filmografía, de “After” a “Grupo 7”, pasando por “La Isla Mínima” y “El Mundo es suyo”, habría sacado argumentos para un gran film y sus secuelas durante un porrón de años. El problema es que todo el mundo fantasea con los mismos actores y ya se sabe que no siempre se puede contratar a las estrellas que uno desea. Hasta el 27 de febrero no sabremos quiénes encabezarán el reparto.

Por orden de aparición, será el Real Betis, quien opta a rol protagonista, el primero que tendrá mañana que convencer a los responsables de la producción. Su rival ha pasado de alto a chaparro, de fino a grueso y por si fuera poco le han partido la cara el domingo, por lo que se presentará con la cara llena de tiritas y betadine. El Betis le empató la puntuación en la ida, así que no debería tener problemas para ganársela ahora al Español, con el claque a favor, aunque su actuación en Bilbao no despertara precisamente la admiración de los espectadores. Setién, su mánager, debería recalcarle que no sólo hay que tener buena dicción (posesión), sino también algo que contar (remate)

Un par de horas después, el Sevilla comparecerá ante el galán por antonomasia, junto al Real Madrid, del fútbol español. Hace una semana, a favor de público, le dio una lección de cómo interpretar el papel de ganador y ahora le toca refrendarlo en el teatro de Messi, el número 1. Si el representado por Machín acude al casting de oyente, como en el Bernabéu, no tiene nada que hacer. Sólo haciéndose oír, alzando la voz a riesgo de que lo llamen maleducado, podrá hacer valer en Barcelona la admirable interpretación del Sánchez-Pizjuán. Las muchas bajas en la compañía y el cansancio acumulado no deben ser óbice para salir al escenario con un ánimo y una presencia impecables.

El 25 de mayo, al final de la Palmera, os queremos ver protagonizando la película más emocionante de la historia del fútbol sevillano.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla