Kubo se marcha de Reguilón en una acción del Mallorca-Sevilla (Foto: LaLiga).
Kubo se marcha de Reguilón en una acción del Mallorca-Sevilla (Foto: LaLiga).

Del lugar del crimen, a la víctima propiciatoria

Para el Sevilla siempre será 9 de junio de 2007 la visita a Mallorca
Por  13:36 h.

No hubo lugar a la sorpresa en la Copa del Rey y Sevilla y Betis conocieron ayer a sus rivales en la segunda ronda. En Riazor no jugó ante el Bergantiños De Jong, al que Lopetegui cuida como hojalata en paño hasta que le funcione la alquimia; tampoco los laterales asediaron el área gallega con balones colgados, lo que no es poco. En el Villamarín, el Real Betis acabó con las esperanzas del Antoniano de dar la sorpresa aprovechando que se jugaba al waterpolo. Los de Rubi también fueron mejores nadando.

Hoy y mañana, ambos disputarán el último partido liguero del año. Los sevillistas vuelven al lugar del crimen, un Son Moix en el que aún se ve la silueta en tiza de Luis Fabiano en el área local. “Colombo” Iturralde, de una mirada merengue, calificó aquello de suicidio, no de homicidio. Para el Sevilla, siempre será 9 de junio de 2007 allí. Pero este sábado es 21 de enero y mañana los niños de San Ildefonso cantan el Gordo. Esta por ver lo que los niños de Julen cantan hoy. El anfitrión está fuerte en casa y el visitante es el mejor de la LaLiga lejos, los baleares han ganado uno de los últimos cinco partidos y los andaluces sólo han perdido uno, los bermellones encajan mucho y los blanquirrojos marcan poco. Aquello es una isla, esto lleva camino de serlo esta semana.

Mañana, en Heliópolis, el único agua prevista es el vasito después del café solo o cortado antes de acudir al Benito Villamarín. Las estadísticas dicen que el Betis es víctima propiciatoria para el Cholo Simeone, al que sólo ha ganado una vez en quince enfrentamientos. Lo que no dice es que al final de la Palmera llega el Atlético menos eficaz de los últimos años, el mejor Betis de la temporada y el VAR más polémico desde que era una versión Beta.

En la última jornada, el aparatito cayó de cara para el cuadro colchonero (penalti no señalado de Felipe a Brasanac) y de cruz para el verdiblanco (agresión en el área no castigada de Bernardo a Borja Iglesias). Otro enemigo tan potente como el responsable de visionar las imágenes tendrán los de Rubi: a su rival sólo le han hecho cinco goles fuera. Una manita en 16 jornadas. Pero con un dedo también se puede ganar.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla