La celebración de los jugadores del Sevilla FC en El Gran Derbi. Foto: Manu Gómez
La celebración de los jugadores del Sevilla FC en El Gran Derbi. Foto: Manu Gómez

En el desayuno tocó esta vez manteca colorá

La plaza Champions va a estar muy cara si los equipos se siguen tuteando arriba de la tabla. Pero el Sevilla está empeñado en que le hablen de usted
Por  9:11 h.

Pasó el derbi en el césped y se trasladó a la calle, como suele ser habitual en la muy noble, muy leal, muy heroica, invicta y mariana… por las que hilan. Uno recuerda un memorable artículo de Fernando Iwasaki en las páginas de ABC de Sevilla en el que comparaba la guasa pospartido del vencedor de un derbi con el unteo de la manteca, esta temporada colorá, en los desayunos de la semana posterior al partido.

Cubrir hasta la más mínima parcela del mollete, detenerse con mimo en los bordes, tomarse su tiempo para distribuir la zurrapa, espolvorear con azúcar de caña, mucha caña, toda la superficie con generosidad… La genialidad del escritor, que hace dos campañas hubiera tenido aguacate y no manteca colorá como ingrediente, tras aquel fantástico 3-5 bético en el Sánchez-Pizjuán, venía a ejemplificar humorísticamente el regodeo con que los aficionados del equipo vencedor someten a los perdedores el día después.

El enésimo e igualmente odioso parón liguero va a proporcionar al equipo y a la afición blanquirrojas un tiempo de bonanza con el que preparar lo que resta de competición hasta las vacaciones navideñas. Desde una atalaya privilegiada, porque el triunfo al final de la Palmera le ha permitido situarse en la cuarta plaza, a un solo punto del líder, el Barcelona, el único conjunto que lo ha vapuleado esta temporada. Y con la constancia de que cada jornada que pasa más jugadores con gol se suben al carro, caso de los De Jong, Chicharito, Dabbur o Munir, paliando de esta forma el mayor lastre que ha arrastrado el cuadro de Lopetegui desde el comienzo liguero.

Es esto y no la victoria en el Villamarín, que por mucho valor sentimental y emotivo que tenga no deja en los bolsillos más que el magro importe de cualquier victoria, el gran triunfo de los nervionenses. Echarle el aliento en la nuca a los primeros clasificados y no estar descolgados en una Liga en la que del Barcelona, que la encabeza, al noveno, sólo hay cinco puntos de diferencia. La plaza Champions va a estar muy, pero muy cara, esta temporada si los equipos se siguen tuteando arriba de la manera que lo están haciendo. Pero el Sevilla está empeñado en que le hablen de usted.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla