Joaquín Caparrós, antes del Sevilla-Betis (Raúl Doblado)
Joaquín Caparrós, antes del Sevilla-Betis (Raúl Doblado)

El fútbol sevillano celebra hoy el día de Valencia

Al Sevilla lo juzgarán en Getafe nada menos que cinco colegiados levantinos y el Betis se jugará ante los de Marcelino sus opciones europeas
Por  14:57 h.

Un mes después de la original, el fútbol sevillano va a celebrar hoy las Fallas, con la quema de los ninots protagonistas de la jornada. No está asegurado que se indulte a alguno ni que la noche acabe con fuegos artificiales. Eso sí, acabaremos con la piel naranja como en un absceso de celulitis.

Gracias a la sensibilidad de la Federación Española de Fútbol y en concreto de su Comité de Árbitros, encargado de la designación de los colegiados, en Getafe, donde juega el Sevilla, va a ver una representación valenciana de primer nivel. Presten atención: en el césped estará Mateu Lahoz, un habitual dirigiendo a los de Caparrós, el equipo al que más veces habrá pitado esta temporada. Para que no se sienta solo, le han puesto en el VAR a un paisano, el también valenciano Juan Martínez Munuera, quien necesitado de cariño tendrá a su lado en el AVAR1 a otro natural del Turia. De escoltas, dos jueces de línea también de la tierra. El delegado del partido, eso sí, es castellano-manchego. Imprescindible la D. O. cuando te la dan con queso.

Horas después, una embajada más nutrida, la del Valencia C.F., se opondrá al Betis en el Benito Villamarín. No habrá valencianos a cargo del silbato y de los banderines, es obvio, porque lo impide la reglamentación, pero tampoco se han ido muy lejos a buscarlos. Serán tres señores de Murcia, sin la Ninette de Miguel Mihura, sobre los que recaiga la responsabilidad de juzgar un partido crucial para los dos equipos.

Tanto en Getafe como en Sevilla los enfrentamientos son de traca. El cuadro de Caparrós buscará afianzarse en la cuarta plaza y descolgar de ella a su rival más cercano. El de Quique Setién, ponerse a tres puntos del Valencia, ganarle el goal average a los levantinos y, de paso, asegurarse que de haber triple empate con el Athletic en la clasificación sería él quien ganaría el pulso. Ni en un caso ni en otro se puede hablar de compromisos definitivos, porque las matemáticas seguirán ofreciendo esperanzas pase lo que pase en ambos campos, pero, de perder, el Sevilla volvería a formar parte de un nutrido pelotón por la Champions y la Liga Europea, y el Betis tendría que empezar a creer en los milagros.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla