Ocampos dispara a gol ante Emerson en el Betis - Sevilla (Foto: Juan José Úbeda)
Ocampos dispara a gol ante Emerson en el Betis - Sevilla (Foto: Juan José Úbeda)

La infantería sevillana abre camino a LaLiga

Los objetivos de la temporada no se alcanzarán hoy, pero la victoria cimentaría las ilusiones de sevillistas y béticos en lo que resta
Por  15:10 h.

Llegó el día D. A las diez de la noche los aliados de Javier Tebas desembarcarán no en la playa de Omaha (ni en la de Omaíta, donde llevan retozando desde hace un puñado de días algunos personajes con el arroz pasado), sino en la de LaLiga. Y los primeros valientes que pisarán arena y se expondrán a los francotiradores de todo pelaje que están esperando a ver qué tal sale la cosa sin la coronela Merkel al mando, serán los chicos a las órdenes de Lopetegui y Rubi, la mejor infantería al sur del Guadiana. Vuelve la competición y lo hace a puerta cerrada y con las carnes abiertas, mientras las universidades y los colegios permanecen clausurados y los aviones atestados empiezan a surcar nuestros cielos. Poderoso caballero…

El grado de forma que hayan podido alcanzar Sevilla y Betis se convierte en la gran incógnita a desentrañar, más allá de la coyuntural presencia o no de Ocampos, la garantía de gol local, o la titularidad de inicio de Joaquín, viga maestra verdiblanca. Por Nervión se valora que la capacidad de Lopetegui de armar un bloque nuevo en el inicio liguero le haya permitido volverlo a ensamblar en poco más de un mes, mientras en el lado bético se razona que con la experiencia atesorada en los dos primeros tercios ligueros, Rubi ha podido aleccionar al grupo para no caer en los mismos errores que lo debilitaron durante meses.

Tras unas semanas en la que el divertimento fue exhibir la vara de medir personal a ver quien la tenía más grande, cuando Mateu Lahoz pite lo único a que se siente obligado de verdad, el inicio del partido, se comprobará lo que todo el mundo sabe: que no hay distancia que valga en un derbi para los 90 minutos posteriores, pero sólo para eso. Los objetivos de la temporada no se alcanzarán hoy, pero una victoria cimentaria las ilusiones: en rojo, mantener una plaza en la Champion, que cuenta con muchos flancos, tantos como enemigos, por defender; en verde, un triunfo en Nervión refrendaría la validez del objetivo marcado, apurar las posibilidades de alcanzar una plaza europea y reivindicar la valía del grupo.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla