Nolito celebra uno de sus goles al Hoffenheim (Foto: Sevilla FC)
Nolito celebra uno de sus goles al Hoffenheim (Foto: Sevilla FC)

¿Mejor lo “viejo” conocido que lo “joven” por conocer?

Mantener en la plantilla a Nolito por su gran pretemporada o que su plaza sirva para promocionar a Bryan y a Pozo, objeto de debate en la afición
Por  10:02 h.

En periodismo se desaconseja de manera vehemente el uso de interrogaciones en los títulos. El periodista está llamado a dar respuestas, no a plantear interrogantes. Incluso se debe tener cuidado en parafrasear dichos populares, porque pueden perder su significado, su espíritu y hasta la moraleja que algunos llevan intrínsecos. Pero estamos en verano, también le echamos gaseosa al vino (eso sí, no como “Poli” Rincón cuando lo invitaba a almorzar Julio Cardeñosa y rociaba con casera el Vega Sicilia) y hoy se va el jefe de vacaciones y le dará enorme pereza abroncarme.

¿Quién es el “viejo” del título? Don Manuel Agudo Durán, alias Nolito, cosecha sanluqueña del 86, con las 33 vendimias al caer. ¿Y quiénes son los “jóvenes”? Bryan Gil Salvatierra (11-2-2001) y Alejandro Pozo Pozo (22-2-1999). Los tres protagonizan estos días parte de la actualidad sevillista, porque en los medios y en la afición se debate sobre sus futuros. En el caso de Nolito sobre la conveniencia de mantenerlo en la plantilla tras su destape goleador y en el de los otros dos, en torno a si sería mejor para ambos foguearse una temporada en equipos de Primera o pelearle plaza a los mayores.

En teoría, nada obsta para que permanezcan los tres. Uno circula por la izquierda desde antes de vivir en Manchester y los otros suelen progresar adecuadamente por la derecha. Además, Pozo está haciendo con Lopetegui un máster de lateral, con lo que podría cohabitar en su banda con Bryan. En Hoffenheim se alinearon juntos. El sentido común dice que aquello debería considerarse una excepción e incluso, y es a lo que íbamos, que la permanencia de Nolito en la plantilla podría aconsejar la cesión de cualquiera de los jóvenes, dado el overbooking previsto en las bandas si se produce un nuevo fichaje para ellas.

Así, pues, ¿mantener a Nolito con casi 33 años, en su última campaña de contrato, por su gran rendimiento en la pretemporada o alentar la versatilidad de Bryan y Pozo, estimulándolos llegado el caso a adelantar por la izquierda aprovechando la marcha del sanluqueño? Monchi ya sabe lo que pasará. Listo que es.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla