Los jugadores del Sevilla, antes del encuentro ante el Real Madrid (Foto: Manuel Gómez)
Los jugadores del Sevilla, antes del encuentro ante el Real Madrid (Foto: Manuel Gómez)

Sevilla FC: Es el pasillo, no dejarles hacer un paseíllo

La solidez fuera es la mejor baza del Sevilla, que jugará en el Bernabéu con dos barras en los galones: plaza Champions y mejor visitante
Por  10:42 h.

El Sevilla le va a hacer hoy el pasillo al Real Madrid en su condición de campeón de la Supercopa. Ya saben, jugadores flanqueando la bocana de salida al campo y aplaudiendo con mucha ojana al rival. Mejor en el césped a la vista de todos que en los vestuarios, desde donde en las doce últimas temporadas salieron perdiendo ya los jugadores sevillistas, a los que el miedo escénico del Santiago Bernabéu acogotó nada más enfilar la Castellana el autocar que los transportaba.

Julen Lopetegui, que vuelve al lugar del «crimen» premundialista, suceso en el que comenzó como «homicida» para terminar siendo el «muerto», querrá reivindicar su capacidad para construir proyectos de futuro en donde no pasó de protagonizar un presente efímero. Y qué mejor para ello que dejar huella en el coliseo madridista con un Sevilla con los cimientos fraguados en tiempo récord y que a pesar de sus limitaciones ofensivas saltará al terreno de juego con dos barras en los galones: la de equipo con actual plaza Champions y de mejor visitante de la Liga en la primera vuelta.

Es esa solidez exhibida fuera de casa la mejor baza a jugar por los nervionenses ante un Real Madrid que está mostrando ahora su versión sino más brillante sí más eficaz. Permanecen invictos en su feudo, pero en su último partido liguero en casa no pasaron del empate frente al Athletic de Bilbao y necesitando además de la actuación estelar de su jugador más en forma, el belga Courtois, el mejor candado de LaLiga en la actualidad. No es una utopía, pues, puntuar, pero hay que blindar la autoestima y evitar darle el balón a los de Zidane. Acularse ante Vaclik sería presagio de tragedia

En-Nesyri, con un solo entrenamiento con su nuevo equipo, debe ser de la partida esta tarde. Ido Dabbur, casi Chicharito, ausente por sanción Ocampos, inoperante De Jong y guadianesco Munir, no tiene Lopetegui mucho de dónde elegir para completar tripleta atacante. El delantero marroquí ha marcado en Liga con el Leganés cuatro goles de 17 remates, dos tantos más con 14 disparos menos que su nuevo compañero holandés. O sea, que decía Paco Umbral.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla