Monchi, junto a José Castro y los galardonados en los premios Blázquez y Ruesga Bono (Foto: Juan Flores).
Monchi, junto a José Castro y los galardonados en los premios Blázquez y Ruesga Bono (Foto: Juan Flores).

Sentir como propios “los Blázquez” ajenos

Si no se entiende la historia de la ciudad sin el Sevilla y el Betis, razón de más para homenajear a ABC, quien desde 1929 ha contado sus avatares
Por  9:19 h.

Fui “suplente” de José Antonio Blázquez a mediados de los 80 cuando, procedente de El Correo de Andalucía, ingresé en ABC. Estoy orgulloso de haber calentado banquillo mientras él, aún en su plenitud, dibujaba arabescos en las páginas con su prodigiosa e inigualable pluma, la de un dorsal 10 de leyenda. Tan orgulloso como estuve antes de crecer al lado del Tato Furest o de Manolo Rodríguez o después del inolvidable Manuel Ramírez Fernández de Córdoba. Ser gregario de todos ellos fue un honor y como honor asumí que hace unos años, retirado ya de la vorágine del día a día, el Sevilla me concediera “el Blázquez” a mi trayectoria profesional.

Ayer se entregaron los correspondientes a este año y créanme que los sentí más míos que el individual con que se me distinguió en su momento. Cómo no hacerlo si se honraba al ABC de Sevilla en su 90 aniversario. Si no es posible entender la historia de la ciudad sin el Sevilla Fútbol Club y el Real Betis Balompié, razón de más para homenajear a quien desde 1929 se ha encargado, con constancia diaria, de contar al detalle sus avatares, divulgando sus éxitos y sintiendo como propias sus decepciones. No ha tenido el fútbol sevillano un notario más fiel.

Pero es que en esta edición se premió también, junto al prestigioso colega Axel Torres, a Enrique García, joven y brillante redactor de Estadio Deportivo, que echó los dientes periodísticos en la sección de Deportes de ABC; más, uno de los galardones especiales recayó en José Manuel García, un todoterreno con quien compartí “años de plomo” en el Nueva Andalucía, vespertino verde que te quiero verde en los quioscos.

Y por si fuera poco, el premio Manuel Ruesga Bono de fotografía ha sido para Juan Manuel Serrano, una institución en esta su Casa, como lo fueron su padre y su abuelo, con el que he hecho entrañable camino durante tres décadas. La colosal fotografía premiada es una imagen deudora de aquella mítica de Iwo Jima de la II Guerra Mundial, en la que Ben Yedder es izado por sus compañeros a modo de bandera, tras un gol a la Real Sociedad.

Permítanme que felicite a todos ellos y me felicite.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla