Los jugadores del Real Madrid celebran uno de los goles ante el Sevilla FC (Óscar del Pozo)
Los jugadores del Real Madrid celebran uno de los goles ante el Sevilla FC (Óscar del Pozo)

Sevilla FC: si te parten la cara, que sea devolviendo los golpes

Machín debe saber lo que la afición sevillista no perdona: el miedo al rival de sus jugadores, la cobardía del banquillo en los planteamientos
Por  10:02 h.

El Sevilla FC no tiene posibilidad alguna ante el Barcelona en la eliminatoria de Copa. o. El Sevilla de las dos últimas salidas ligueras a Bilbao y Madrid, me refiero. El otro, el que, por ejemplo, perdió en el Nou Camp en la novena jornada dando una buena impresión tras un comienzo zarzuelero, pocas, para qué engañarse. La diferencia entre el primero y el segundo es que mientras aquel saldría derrotado de forma vergonzosa de los vestuarios del Sánchez-Pizjuán con ciento ochenta minutos de juego por delante, este se conjuraría para vender tan cara su derrota que lo mismo la trocaría en victoria. Si eso fue posible en la temporada 2009-10, con Messi triturando ya contrarios a sus 22 años y Romaric transitando el césped cual carreta rociera, cómo puede descartarse ahora.

Usted dirá, señor Machín. O unta de superglú el trasero de sus chicos y los pega al área propia o los anima a pelearle el balón a los azulgrana en todas las zonas del campo. Sin alardes suicidas, ni exigencias heroicas, pero también sin complejos, ni ideas autodestructivas. Entienda que perder teniendo enfrente a Messi es una posibilidad estadística tan brutal que nadie le va a exigir un milagro, pero ahórrele a la afición la humillación de ver a su equipo asustado, sin iniciativa, haciendo el ridículo. Convengamos en que si te tienen que partir la cara que lo hagan devolviendo uno golpe por golpe, no convertido en desvencijado saco de boxeo de gimnasio de mala muerte.

Me decepcionó el técnico soriano en Madrid, pero sigo pensando lo muchas veces expresado en este rincón: me parece el mejor fichaje del Sevilla esta temporada. Lo ha tenido muy difícil y salió airoso. No hay dudas de su capacidad. Pero sí de que haya comprendido lo que la afición sevillista no perdona, lo que le duele más que cualquier resultado adverso: el miedo al rival de sus jugadores, la cobardía del banquillo en los planteamientos.

Nervión no va a dejar solo a los suyos por más que esté enfadado con ellos. Partido grande, de los que la Giralda del Arrebato presume orgullosa de ver. Del Cerro estará en el césped; Martínez Munuera, al frente del VAR. Y Suárez, por encima del bien, del mal y del vídeo.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla