Jesús Navas, jugador del Sevilla FC, en un partido con la selección (Foto: SFC)
Jesús Navas, jugador del Sevilla FC, en un partido con la selección (Foto: SFC)

Sevilla le da un color especial a la selección

Muy pronto se podrían unir a los ocho jugadores convocados con pasado o presente sevillano otros como Jordán o Loren, de gran rendimiento actual
Por  10:29 h.

Octubre suele ser buen mes para ver las espectaculares auroras boreales en Noruega. La luz empieza a escasear en el Círculo Polar Ártico, condición indispensable para disfrutar de ellas. Una pena que la expedición española a Oslo para disputar un partido de clasificación para la Eurocopa 2020 se quede a unos 800 kilómetros de donde con toda seguridad iluminarán el cielo. Quien sabe si en su honor las tonalidades del cielo habrían sido rojigualdas para festejar la que, tras el doble compromiso escandinavo, debe ser matemática conquista de una plaza para la fase final. Y quien dice rojigualda podría decir carmesí, porque la aportación de presente y pasado sevillano al equipo nacional es la más importante de los últimos tiempos.

Robert Moreno, por cuyas venas corre sangre de Pilas, localidad de nacimiento de su progenitor, confeccionó una convocatoria para el doble duelo frente a Noruega y Suecia con un treinta y tres por ciento de «presencia hispalense». Una presencia, aclaremos, que se nutre del ADN de la cuna (Sergio Ramos, Jesús Navas, Dani Ceballos y Fabián Ruiz), del paso por la cantera del Sevilla (Luis Alberto), de pertenencias más o menos prolongadas a los equipos sevillanos (Pau López y Pablo Sarabia) o de integrante actual en sus plantillas (Sergio Reguilón). Ocho jugadores a los que muy pronto se podrían unir otros como Loren (el bético acumula al menos los mismos méritos que otro delantero convocado, Gerard, ambos líderes del Pichichi liguero junto a Benzema, con 6 tantos) o Jordán, de excepcionales rendimientos en este inicio de temporada.

Y es importante tan nutrido número de jugadores con vinculación a Betis o Sevilla porque habla muy bien no sólo del trabajo de cantera pasado y contemporáneo, sino también del ojo de las áreas deportivas para incorporar futbolistas que, pulidos en las fábricas de la carretera de Utrera o de Los Bermejales, alcanzan excelencia nacional y estatus internacional. Pasó el tiempo de ser palmeros como «jugadores número 12»; ahora aportamos muchos más guarismos a las camisetas y un color especial a la selección.

Francisco Pérez

Francisco Pérez

Colaborador de Opinión en Deportes ABC de Sevilla