Real Madrid

Bale: adiós a China, hola Inglaterra

La superliga del país asiático cerró ayer su mercado y el galés no se fue al Jiangsu, que no pagaba un traspaso; Barnett mira ahora a la Premier, que ficha hasta el día 8

Tomás González-Martín
Actualizado:

Gareth Bale continúa en el Real Madrid. «Todo fue un cuento chino», comenta un profesional del Real Madrid. La oferta del Jiangsu Suning no fue mejorada en las últimas horas y el galés no se va al fútbol asiático. El futbolista aceptaba irse a Oriente, pero China cerró ayer su mercado de fichajes y no hubo una nueva propuesta para concretar el traspaso.

Zidane le dijo de palabra a Bale lo que presumía con su descarte durante tres jornadas: «No cuento contigo»

Es la falta de garantías del Jiangsu la que ha frenado su fichaje. El futbolista había aceptado acudir a la Superliga china, dejaba en segundo plano la posición negativa de su familia y ha sido la indefinición del club asiático la que impidió la operación. No hubo concreción en la oferta del Suning porque sencillamente desistió al saber que el Real Madrid pedía un traspaso con un precio objetivo. El mensaje de la entidad española les quedó claro: «No regalaremos a Gareth ni a nadie, pedimos lo que vale en justicia. Nosotros vendemos jugadores a los precios que tienen en el mercado y si no nos los pagan, los futbolistas se quedan». Su política ha sido patente en los traspasos de Higuaín (50 millones), Ozil (60), Di María (75) y Morata (80), realizados en los últimos años.

31 de julio: la Superliga china cerró su mercado y el Jiangsu no concretó su oferta por Bale

Bale no viajó a la Audi Cup y se quedó a trabajar en Valdebebas por si llegaba una proposición final desde el continente asiático, fuera del Jiangsu o de otra empresa. Como sucedió en Estados Unidos, prefirió no arriesgarse a una lesión y esperar a un posible acuerdo entre entidades. Por ello no se enfrentó a su antiguo club, el Tottenham, ni ayer al Fenerbahce turco. No hubo novedades desde Pekín y de momento se queda en el Real Madrid.

El objetivo actual es un traspaso a la Premier, que tiene el 8 de agosto como límite. Es una probabilidad muy complicada

En la primera tentativa del Jiangsu surgió un rumor que enturbió el ambiente. Se especuló que la gran multinacional Suning quería gratis a Bale para después cedérselo a su terminal europea, el Inter, del que es propietario. Trampas, las justas. Si la escuadra de Milán fuera su sitio final, el precio sería de un mínimo de 65 millones íntegros para las arcas del Real Madrid. Los dueños asiáticos de la escuadra milanesa ya presionaron el año pasado sobre Modric para que fichara gratis total, con un gran salario destinado al croata.

Al final, el caso Bale ha quedado en un intento baldío, frustrado. «Un cuento chino», sí. Quien quiera al británico debe pagar un dinero. Ese coste de 65 millones de euros es un buen punto de encuentro.

Toca la Premier, 8 de agosto

Cerrada la puerta oriental, Jonathan Barnett, representante del delantero, vuelve a estudiar la carta inglesa, que tiene de límite el 8 de agosto. El Tottenham es el camino de retorno a su antigua casa, pero «el mercado de la Premier está muy difícil». Si no se ha conseguido a lo largo de dos meses, es complicado que todo cambie en ocho días, aunque el fútbol es capaz de todo.

Bale ha comprendido con la rudeza demostrada por Zidane que no jugará en el Real Madrid y busca un destino. La verdad es que su agente no ha profundizado en las opciones de Inglaterra y ahora tiene una semana por delante para tomárselo muy en serio, pues el futuro de su jugador con el entrenador francés no es halagüeño.

Límite final, 2 de septiembre: ese día se cierra el mercado de nuestra Liga y de casi toda Europa. Italia es la última vía

Su salario, once millones netos cobra en el Real Madrid, no es una excepción en la Premier, que paga los mejores sueldos del mundo. Es la intención del galés lo primero que cuenta. Si demuestra ganas de militar en un equipo de su país, la situación cambiará radicalmente. Hasta ahora no lo ha hecho. Se ha referido siempre a su anhelo por continuar en España y Barnett ha escondido la carta de escaparse libre, hasta que ha comprendido, tarde, al filo de dos mercados de fichajes que cierran pronto, que la casa blanca nunca le dejará irse gratis.

Inglaterra es el objetivo actual. Si el día 8 no se ha conseguido el traspaso, Bale tendrá veinticinco fechas para encontrar otro destino, en Italia o en otra liga.

Los 101 millones pagados por Bale están amortizados por el Real Madrid con sus goles decisivos en las Champions de 2014, 2016 y 2018, así como en la Copa y en el Mundial de Clubes de 2014. En seis temporadas ha marcado 102 tantos y ha dado 66 en 231 partidos. Sus lesiones le han dejado sin disputar 180 encuentros, pero se reflexiona que si juega en el norte de Europa superará mejor ese problema, como sucedió con Robben. Se analiza que puede ser una cuestión de adaptación al clima. Es un futbolista de calidad y tiene su precio. Si nadie lo ficha, Zidane sabe que se quedará.

Es un futbolista válido para el Real Madrid. Y si el 3 de septiembre continúa en el grupo, deberá recibir el apoyo interno después de varios meses colocado en la diana. La imagen de Gareth Bale jugando al golf, publicada en varias ocasiones, es tendenciosa. Si se entrena, a nadie le importa lo que hace después. No se persigue a todos los profesionales en sus horas libres, solo se busca a algunos como el galés, carne de tiro al blanco.