Vídeo: La decisión de Bale choca con la de su entrenador, Zinedine Zidane, que ya dejó clara su postura al respecto dejándole en la grada los últimos compromisos ligueros

Real MadridBale no tiene quien le fiche porque no quiere que le fichen

Cumple 30 años y los intermediarios internacionales afirman que tiene mercado y es su negativa a irse, que su agente, Barnett, apoya, la que frena el interés de los clubes

El Atlético le va a pagar al Madrid el fichaje de Hazard

Tomás González-Martín
Actualizado:

Dos no se pegan si uno no quiere y dos no negocian si uno no quiere ni comenzar a hablar. Gareth Bale cumple 30 años con el deseo de quedarse en el Real Madrid por encima de todas las cosas y los intermediarios internacionales, que auguraban un buen negocio con el galés, el diez por ciento de la transferencia a la Premier, manifiestan que es su negativa a escuchar ofertas la razón que frena un traspaso que «sería fácil de conseguir» si el jugador y su representante, Jonathan Barnett, quisieran entrar en liza. El problema para el club blanco es que el galés y su apoderado no mueven ficha y en esta situación no puede comenzar la partida.

Los intermediarios internacionales subrayan que Bale tendrían fácil acomodo en el Manchester United, el Tottenham y el Arsenal, que necesitan refuerzos, como demuestra el interés de Emery y Pochettino por conseguir a CeballosEs la postura negativa de Gareth y de Barnett a marcharse la que paraliza el interés de los agentes y de los clubes por contratarle, que no pueden perder el tiempo mientras ejecutan decenas de operaciones

Los agentes europeos, ávidos de dinero en el mercado de verano, subrayan que Bale no tiene quien le fiche porque no quiere que le fichen, porque hace todo lo posible para que no le contraten y los mediadores no desean perder el tiempo mientras negocian decenas de operaciones que les conceden rédito seguro.

De irse gratis nada: traspaso

Los operadores internacionales analizan que Bale tendría fácil acomodo en empresas como el Manchester United, el Tottenham, el Arsenal, planteles que necesitan reforzarse. Emery espera que el Real Madrid apruebe la cesión de Dani Ceballos a su equipo, también solicitada por Pochettino.

En el ambiente del «enigma Bale» vuela una pérfida jugada de Barnett: agotar la paciencia del Real Madrid, ante el deseo de Zidane de quitarse de en medio al británico, y obtener la carta de libertad bajo la premisa de liberar al Real Madrid de 63 millones de gastos por tres años de ficha, 21 millones brutos anuales. Cobra 11 netos.

El Real Madrid manifiesta, ante el presunto ardid de Barnett de agotar la paciencia de Zidane para conseguir la carta de libertad, que no habrá «gratis total». O hay traspaso o se queda. Bale ha cumplido 30 años, no será titular con el marsellés y el club piensa que es el momento idóneo, para las dos partes, de afronta una transferencia

El contragolpe del Real Madrid ante ese presunto ardid es rotundo: de marcharse gratis, nada, o admite un traspaso o se queda. El club español devuelve la jugada con otra posición: Zidane no cuenta con el galés, tendrá poco protagonismo en el césped y su valor de mercado descenderá paulatinamente si se queda, cuando acaba de celebrar los 30 años. Es el momento idóneo, para las dos partes, de acometer una transferencia.

Barnett niega que haya ofertas por su futbolista, él mismo seencarga de evitarlas, porque Bale le ha dicho que quiere continuar en el Real Madrid.

El galés se ha hecho un lavado de imagen, meditado en los cincuenta días de vacaciones que tuvo desde que la Liga acabo el 19 de mayo. Regresó a los entrenamientos con la sonrisa por delante, más dicharachero que nunca, parlanchín con Hazard y con Ramos. Su agente le dijo que no podía mantener esa postura distante, como ajena al equipo, que demostró los dos últimos años, cuando soportó la suplencia. Debe mostrar que está integrado en el grupo. Pero quedan 49 días de mercado y el Real Madrid vende.