Real Madrid

Van de Beek, el centrocampista que persigue el Madrid

El Real Madrid considera inasumible el coste de Pogba, aunque «baje» a 150 millones, y coloca «el tiro al blanco» hacia el holandés

Tomás González-Martín
Actualizado:

Cada uno en su casa hace lo que quiere y el Manchester coloca precios de locos por Paul Pogba para evitar el acoso externo. El problema es que el futbolista quiere irse. Lo tenía planificado con Mino Raiola desde hace tres años, cuando regresó al United. Y el club inglés reacciona con cifras «del PSG». Comenzó en junio con un cartel de 200 millones. Lo rebajó en julio a 180. Ahora admite 170. Y mientras analiza si fichar a Bruno Fernandes o a Milinkovic-Savic, en un mercado británico que cierra el 8 de agosto, deja entrever que el caché nunca descenderá de 150. El Real Madrid considera esa cifra inasumible, innegociable. Observa que Paul Pogba es un fichaje casi imposible y pone el «tiro al blanco» en ese niño rubio que corrió por el Bernabéu en la Champions como Pedro por su casa: Donny van de Beek.

El relevo de Modric: tiene calidad en el pase ofensivo y es un futbolista ideal para jugar como interior derecha

Zidane, que no cuenta con Bale ni James, no ha dejado de insistir en Pogba a lo largo del verano y el club madrileño quiere hacerle entender que el centrocampista francés no vale objetivamente 150 millones, ni 100, y no puede atar las cuentas de la empresa por un jugador que no es un goleador que marque un mínimo de treinta tantos por campaña. Esos son precios a pagar por artilleros. Para la dirección deportiva madridista, Paul es un mediocampista de un valor máximo de 95 millones, alejada su visión del surrealismo de los 130 millones abonados por el Barcelona para cazar a Coutinho. Donny es bueno, bonito y barato.

Y de Casemiro: es polivalente y ejerce igualmente como medio centro para asegurar la posesión

En estas condiciones, el Real Madrid pone la diana en un joven de futuro que ya ha demostrado su liderazgo: Van de Beek. Cumple todos los requisitos del fichaje ideal, esos que ya casi ningún futbolista cubre: es bueno, bonito y barato, punto este último que ya no se estila. «Donny» tiene una potencia que destrozó al Real Madrid en la Champions, una clase que asegura el pase arriesgado en ataque y una madurez adquirida en un año triunfal en el Ajax. Con 22 años puede marcar una época en el Real Madrid a lo largo de una década. Y presenta un precio asequible en un mercado que despilfarra lo que nadie tiene y se acoge a la huida hacia adelante de créditos para pagar durante años fichajes estratosféricos. El Ajax pide 70 millones y «el Real» puede obtenerlo por 60. Menos de la mitad de lo que costaría Pogba.

Marc Overmars se resigna

Los informes técnicos de la dirección deportiva madridista señalan que el holandés es un futbolista multiusos, polivalente como medio centro e interior derecha. Puede ser el relevo de Casemiro y de Modric en una rotación constante en ambas posiciones, especialmente la del croata, que requiere mas oxígeno.

Marc Overmars, director deportivo del Ajax, reconoce que los franjirrojos no podrán retenerle, pues un grande como el Real Madrid le ofrece mucho más dinero y la opción de conquistar la Liga española y la Champions, objetivos incomparables con el campeonato de su país. Este gran Ajax de jóvenes ya ha sido desmembrado con el adiós de Frenkie de Jong y Matthijs de Ligt. Van de Beek será el remate.

17 goles y 10 asistencias

El muchacho estudia una decena de ofertas, desde el Real Madrid a la Premier pasando por el Scudetto. Lo que exige es tener asegurado el protagonismo en el futuro equipo, para confirmar la proyección demostrada el curso anterior. El chico deslumbró en el Bernabéu cuando los holandeses vencieron al Real Madrid en la Copa de Europa. Su incógnita personal estriba en si sería titular con Zidane, dada su juventud. Sus consejeros le advierten que en el Real Madrid será protagonista, que no se preocupe. Podrá tener continuidad al jugar en el centro del campo en lugar de Modric o de Casemiro indistintamente, como le ha dicho el exmadridista Sneijder. Y también dará relevo a Kroos.

En la última campaña marcó 17 goles y dio 10, buenas cuentas para un medio. Precisamente, Zidane busca desde hace tres años un centrocampista que dispare y anote, uno de los déficits crónicos del equipo blanco desde la etapa de Ancelotti. El mercado europeo de fichajes cierra en treinta días y el botón de Donny van de Beek se ha reactivado. Es el jugador de alto nivel más asequible.

Y el danés Eriksen, a la espera de un destino

Zidane ha solicitado a Pogba, el Real Madrid tiene a tiro a Van de Beek y el tercer hombre, Christian Eriksen, vive en la incertidumbre, en tierra de nadie, sin novia. El danés no ha renovado con el Tottenham a lo largo de tres años para poder marcharse este verano, esperaba la llegada del club español y a estas alturas del mercado no se ve en ninguna lista. Su contrato con el Hotspur finaliza en junio de 2020, Daniel Levy está dispuesto a traspasarle por 70 millones, pues se marchará gratis dentro de un año, y ahora mismo no tiene un destino. El presidente del equipo londinense prefiere no reforzar al Manchester United, que busca mediocampistas, y Eriksen se siente desubicado a siete días del cierre del mercado de la Premier. Puede ser traspasado hasta el 2 de septiembre, sí, con España e Italia como puertas abiertas, pero el nórdico no sabe qué hacer. Rechazó varias propuestas de Levy para renovar por el Tottenham a lo largo del tiempo y ahora es difícil solicitar esa ampliación del contrato, genuflexo. Aún espera al Real Madrid.