Real Madrid

El fracaso del PSG abre la puja por Mbappé y Neymar

Decepcionados por quedarse otra vez sin la Champions, eliminados en octavos de final de nuevo, el PSG teme que pidan su traspaso

Actualizado:

Kylian Mbappé puso la interrogación de su futuro en enero, cuando manifestó que su porvenir lo decidiría a final de temporada. Todavía no se había enfrentado al Manchester United en los octavos de final. El desastre sufrido en París por su club, el PSG, al caer frente al conjunto inglés de forma inesperada, ha encendido las alarmas en la entidad parisina, inflada a fuerza de talonario por el estado de Qatar. Nasser Al-Khelaifi ha sujetado hasta ahora a Neymar y Mbappé en su plantilla, pagados a precio de oro. Pero la tercera eliminación de la Champions consecutiva en octavos de final ha desatado un ambiente de decepción en el equipo francés y en los futbolistas que presagia cambios importantes internos en el mes de junio.

Hasta 2022: Las dos estrellas tienen ficha por tres años más y no han renovado por si desean irse antes

El PSG tiene la Liga asegurada, veinte puntos de diferencia sobre el segundo clasificado, y no vivirá la tensión de jugarse algo durante los próximos tres meses. Los futbolistas que desean marcharse ya pueden mover la silla. Neymar y Mbappé saben que el Real Madrid ha pretendido su adquisición durante estos tres años y tienen la oportunidad de dar un salto adelante y provocar su salida del París Saint Germain.

El City, también investigado

Al Khelaifi se ha negado hasta ahora a escuchar ofertas porque sus dos figuras no han querido mover el árbol. Si ahora actúan y piden al presidente del club su deseo de marcharse, generarán un gran problema interno.

El dirigente árabe se encuentra inmerso en la investigación de la UEFA por supuesto incumplimiento de las reglas económicas del fútbol europeo. Paga a esas estrellas con cheques en blanco del estado qatarí, un dinero que no produce el club con ingresos directos. El fichaje de Mbappé, de hecho, no estaba pagado oficialmente al Mónaco, constaba como cedido, pues la UEFA le impidió presentar en sus presupuestos los pagos por traspaso de Neymar y de Mbappé a la vez, al no estar cubiertos con ingresos. El francés cuesta 180 millones.

Al-Khelaifi asegura que si la UEFA le obliga a vender jugadores para cubrir realmente su presupuesto, traspasará a otros futbolistas, pero mantendrá a las dos figuras. Salvo que uno o ambos digan que quieren irse.

Hasta ahora, ninguno ha extendido su contrato, firmados hasta 2022. Si Al-Khelaifi se niega a traspasarlos ahora, podrán hacerlo en 2020 o 2021 con la presión del final de sus convenios.

El Manchester City, otro club controlado artificialmente por el dinero árabe, en este caso de Abu Dhabi, también es investigado por la UEFA al tener la sospecha de que sus cuentas son igualmente ficticias, abonadas sus adquisiciones con dinero no producido por la entidad. El máximo organismo del fútbol hizo pública ayer la apertura de esta investigación, que pone a los dos equipos más ricos el mundo en fichajes en la diana del dopaje financiero, como denuncia Javier Tebas, presidente de la Liga, ante Ceferin, presidente de la UEFA.

Los agentes internacionales de jugadores presagian que estas intervenciones suscitarán movimientos de contrataciones a partir del 1 de julio. Pero son los futbolistas quienes deben dar el paso para conseguir sus traspasos.