Real Madrid

Kroos y Modric no se mueven «de casa»

Zidane cuenta con ambos para el futuro. Nunca entendió que se pusiera en duda al alemán, un jugador con liderazgo, y ha dialogado con el Balón de Oro para que ejerza de media punta

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Revolución sin traumas. El cambio tranquilo. Un relevo paulatino, sin posiciones radicales. Estos mismos hombres ganaron con Zidane nueve títulos en un trienio. La campaña del cuádruple campeón de Europa del último lustro ha sido decepcionante este año y esa realidad no la suaviza ni el estrepitoso fracaso del Barcelona en la Champions, como advierte Zidane. El Real Madrid no aboga por el consuelo de tontos. El análisis interno del club desarrolla que el flojo rendimiento soportado en este curso fue consecuencia principalmente de la carencia de una pretemporada idónea, por culpa del Mundial y del desgaste extraordinario de muchos futbolistas, entre ellos Kroos y Modric. Este desfallecimiento general supuso que se pensara en una transformación importante de un equipo que necesita renovación tras una década al máximo nivel. Muchos han hablado del adiós de Modric o del traspaso de Kroos. El responsable de la plantilla, Zidane, ha puesto las cosas en su sitio. Solicita fichajes trascendentales para aportar nuevas energías al centro del campo y mucho más gol en ataque. Pero cuenta con el alemán y con el croata.

Un Modric de ataque, sin labor defensiva. Zidane desea que la próxima temporada veamos un Modric distinto, centrado en generar su regate y sus pases de gol, un constructor ofensivo.

El responsable deportivo del Real Madrid ha dialogado claramente con ambos y estarán en su plantel futuro. Solo una oferta «irrechazable» podría cambiar esta decisión en el caso del Balón de Oro.

Modric y Kroos son dos hombres que durante muchos años han sido baluartes de la columna vertebral del conjunto. Su jefe se lo ha explicado con franqueza: habrá al menos un fichaje para el centro del campo, quizá sean dos, y deberán ganarse la titularidad, pero les quiere en su proyecto. Para el francés son futbolistas muy válidos, como lo son otros hombres puestos en la picota a rebufo del mal juego colectivo del grupo. Hay que decirlo sin tapujos: solo tres estandartes de la plantilla, Benzema, Sergio Ramos y Carvajal, han estado a un buen nivel. El resto de titulares no han alcanzado las prestaciones de antaño. «Zizou» opina que Kroos y Modric volverán a rendir como lo hicieron en los últimos cinco años.

No se puede dudar de Toni Kroos

El caso Toni Kroos nunca ha existido para el entrenador. Hablemos claro: Zinedine no ha entendido que alguien pusiera en duda al alemán y su continuidad. «Es un jugador muy importante, que aporta muchas virtudes», adujo cuando le cuestionaron por el porvenir del número ocho. El futbolista anuló a los mentideros de la capital al manifestar: «Quiero continuar en el Real Madrid, estoy muy a gusto en mi club». Respondió así a quienes decían que deseaba marcharse a la Premier.

Kroos, multiusos. Deberá ser también pivote. La próxima temporada habrá uno o dos fichajes de centrocampistas y Kroos tendrá que alternar su misión de interior y de medio centro, pues Llorente se va

Si vienen Pogba, Eriksen o Ndombelé, si aterrizan uno o dos de estos tres nombres, Kroos deberá luchar por su puesto. Y deberá admitir volver a la misión de medio centro en algunas ocasiones, pues Marcos Llorente sí que se va , como deberá irse Bale. El teutón no podrá desdeñar ese paso para ser pivote, un cometido que ya ejecutó a las órdenes de Ancelotti.

Lo que Zidane le ha dicho, en un mensaje que hizo extensivo a Modric, es que en el próximo proyecto no tendrán el sitio asegurado, habrán de pelearlo y la llegada de jugadores más jóvenes, con mayor poderío físico, exigirá rotaciones en la línea media. Habrá reparto de esfuerzos y una enorme competitividad. El germano ha disputado esta temporada 42 partidos, en los que marcó un gol y dio cinco.

Modric: míster, si cuenta conmigo, me quedo

La conversación entre Zinedine y Modric fue muy sincera. El Balón de Oro cumple 34 años el 9 de septiembre y necesitaba saber si el preparador le integrará en su siguiente plantilla. El responsable del equipo se lo explicó con nitidez: cuenta con Luka Modric, pero deberá de jugar de manera más ofensiva, adelantado. Quiere que ejerza de media punta. Su regate y sus pases al área son su gran virtud y desea que se vuelque en la faceta atacante, para no desgastarle con el trabajo destructivo. Esa doble labor ha minado su rendimiento este año, fundido por el Mundial y su falta de vacaciones. Ha jugado 44 partidos, con cuatro goles y ocho asistencias.

Conocida la posición del entrenador, el croata respondió que quiere quedarse y acabar su carrera en el Real Madrid. En este sentido ha firmado la renovación hasta 2021, con una ostensible mejora de su ficha, que premia su trayectoria «en casa». Y en el futuro, colgadas las botas y el Balón de Oro, podría continuar en la casa en otro rol.

A Alfredo Pérez Rubalcaba le habría encantando poder leer que Modric y Kroos se quedan. Le gustaba su fútbol. Desde ahora les verá jugar junto a su ídolo, Di Stéfano, en el cielo.