Real Madrid

El Madrid elige a Jovic para recuperar el instinto de gol

El Eintracht admite que es «casi imposible» frenar el adiós del serbio, que desea ser madridista. El club blanco ofrece 55 millones y le piden 70

Actualizado:

Un goleador con energía para inyectar savia nueva en un equipo necesitado de ella. Un delantero que no frene las opciones de Benzema y que pueda ser compatible con el francés en un sistema 4-4-2 ofensivo. Un ariete clásico que solo piense en el remate para encontrar de nuevo el gol que hoy le falta al Real Madrid. Ese es el objetivo del Real Madrid. Y el elegido es Luka Jovic. El serbio de 21 años cumple los requisitos de la filosofía del club de contratar futbolistas jóvenes para convertirlos en estandartes de la casa sin tirar los cientos de millones de la Premier. En pleno crecimiento ha marcado 26 goles y ha dado siete asistencias en 44 partidos. Tiene madera de ser un goleador importante.

El acuerdo final puede centrarse en 60 millones; en esa hipótesis, 48 serían para el Eintracht y 12 para el Benfica, su club anterior

El «nueve» del Eintracht Francfort descartó la opción del Barcelona y prefirió el conjunto blanco tras la cumbre que su agente, Fali Ramadani, mantuvo con José Ángel Sánchez en la capital de España. El representante eligió el Real Madrid. Antes había descartado al PSG. Resta que los dos clubes se pongan de acuerdo en el precio del traspaso.

El fichaje no está hecho, pero las posiciones de todas las partes son claras y la negociación se concretará cuando el Eintracht acabe su andadura en la Europa League y en la Bundesliga.

Bobic: «No tendremos opciones de retenerlo»

«Definitivamente hay una posibilidad de que Jovic firme por el Real Madrid», admite Fredi Bobic, director deportivo del conjunto alemán. «Espero y deseo que Luka se quede aquí, pero también soy realista y sé que si un gran club viene y quiere a Luka, no tendremos opciones», reconoce el responsable futbolístico del equipo germano.

Fichados para la próxima campaña: Militao y Rodrygo. Militao costó 50 millones y Zidane le cataloga especialmente como un gran central, pero también es lateral derecho. Rodrygo, 18 años, es un delantero que tiene regate y remate, válido para ocupar todas las posiciones de ataque

El acuerdo entre la entidad madrileña y Bobic no presentará problemas, es claro. El «nueve» firmará por seis temporadas. A finales de este mes se negociará el precio de la transferencia. El Eintracht abonó por fin al Benfica los doce millones de euros que acabaron con la cesión del serbio para convertirlo en propiedad del club de Francfort, según estipulaban las cláusulas del convenio. Y ahora, los dirigentes teutones se han subido a la parra y piden al Real Madrid 70 millones. La casa blanca ofrecerá 55. La pipa de la paz puede firmarse en los 60 millones, de los que una quinta parte, 12 millones en esta hipótesis, serían para el Benfica.

Jovic se sumará a Vinicius, Rodrygo, Militao, Asensio, Ceballos e Isco en la política de adquirir talentos jóvenes para que se curtan pronto bajo la presión que emana del Real Madrid y se transformen en jugadores importantes con el paso de un año de adaptación. «Los jóvenes poseen más ansia de títulos», reflexiona la cúpula de la empresa con el poso de la experiencia adquirida en su idea de futuro. Es un dato fundamental en esta planificación de formación de la plantilla.

Jovic cumple el propósito de Zidane de contar con un ariete sin cerrar la puerta a Benzema, quien ha marcado 30 goles en su mejor campaña con el Real Madrid al cabo de diez años de trayectoria. Puede rotar a los dos delanteros en su nuevo proyecto de futuro del 1-4-2-3-1. Puede también alinearles juntos en un 4-4-2 y un 4-3-3 netamente atacantes cuando la situación lo requiera. En todo caso, el serbio será siempre una inyección para reaccionar cuando comience los partidos como suplente. Si el Real Madrid lo ficha, Jovic jugará mucho, porque el equipo necesita un matador. Actualmente no lo tiene.

Una vida repleta de carencias

Ramadani y el jugador han valorado esa realidad en un equipo tan complicado como el blanco, habitualmente repleto de figuras, que espera sumar a la lista de la compra a Hazard y Pogba. El rematador eslavo tiene sitio en ese engranaje de estrellas.

La suya ha sido una vida muy dura hasta llegar a disfrutar de un éxito que se gana en cada partido. Su padre, Milan, se empeñó en hacerle futbolista por encima de las precariedades económicas familiares. Lo pasaron mal hasta que el chaval llegó a un club con posibilidades. Debutó con el Estrella Roja a los 16 años y marcó un gol a los tres minutos, en un empate que le dio la liga serbia a su equipo.

El Benfica le observó y le contrató cuando tenía 17. Estuvo dos temporadas en Lisboa, donde le fascinó la vida nocturna. Nunca había visto nada igual. Se dispersó. Ramadani le puso firmes. Cedido al Eintracht, volvió a centrarse en el fútbol. En su segunda campaña se ha ganado el mundo.

Ahora, Jovic y su agente presionan para fichar por el Real Madrid. El Eintracht podría solicitar al club español algún jugador cedido en la negociación del traspaso. El conjunto blanco es el reto del delantero, que le aportará la oportunidad de su vida si la operación se remata.