Real Madrid

Mariano, roto por las lesiones, desea quedarse

Solo ha jugado 421 minutos, con dos goles, destrozado por el sóleo y una dolencia ciática. Zidane le aconsejará si cuenta con él o es mejor marcharse

Actualizado:

Llegó en los últimos días del mercado de agosto como el delantero puro que necesitaba el Real Madrid después del adiós de Cristiano. Costó 22 millones. El intento de contratación del Sevilla forzó la operación de regreso al club blanco, donde se formó desde hace ocho años. Los 21 goles marcados en el Olympique de Lyon avalaban su retorno en la mejor temporada de su vida. Y las lesiones destrozaron su esperanza.

Se rompió cuando Benzema no podía jugar; en enero tenía toda la Copa para él y una dolencia de ciática le dejó un mes sin competir

El hispanodominicano desea continuar en el Real Madrid con Zidane, quien ya le dirigió hace dos campañas. Todo dependerá de la decisión del técnico. Si le aconseja una cesión o un traspaso, será mejor que lo acepte, pues ya se lo dijo dos años antes, no le hizo caso y al final solo disputó catorce encuentros, en los que anotó cinco goles.

Zidane le aconsejó en 2017 marchase cedido, no le hizo caso y solo disputó 14 partidos (cinco goles); si ahora cuenta con él, perfecto, pero si le dice que es mejor irse, debe hacerle caso, porque no jugará

En la temporada actual ha disfrutado únicamente de 421 minutos, divididos en diecisiete partidos, en los que consiguió dos tantos, el primero en un gran disparo ante la Roma en la Champions.

Las lesiones rompieron ese buen momento. Dos problemas musculares en el sóleo se sucedieron entre octubre y diciembre. Cuando Benzema era baja, Mariano no estaba en condiciones de jugar. Perdió sus opciones.

En enero tenía todas las posibilidades de competir en la Copa y una dolencia en el nervio ciático le dejó un mes fuera de combate. Reapareció y cabeceó el 3-0 frente al Alavés en febrero. Iba a jugar en Valladolid y una gripe le noqueó el día del adiós de Solari. No ha tenido suerte.