Real MadridMourinho o Klopp, si falla Zidane

El francés fue el primer contacto del Real Madrid. El portugués se postula y vendría ahora mismo; Klopp es una opción que el Liverpool, aspirante a Liga y Champions, obligar a retrasar hasta junio

La intrahistoria de la bronca entre Florentino Pérez y Sergio Ramos

Los refuerzos de Zidane para revolucionar al Madrid

Tomás González-Martín
Actualizado:

La experiencia es un grado y en el Real Madrid es un doctorado. No puede atrasar la ejecución de los fichajes a la llegada del entrenador de turno porque los tiempos son una presión extraordinaria para los grandes clubes, rodeados de otros equipos que pujan por el mismo futbolista. El club blanco contrató a Vinicius hace veinte meses mientras el Bayern, el Chelsea y los dos Manchester luchaban por el mismo objetivo. La filosofía del Real Madrid da prioridad a realizar las contrataciones de acuerdo a su dirección deportiva, sin depender del técnico, sea Mourinho, Klopp o Zidane. Pero el francés es un caso especial. Su estilo de fútbol casa con el del equipo madrileño. Desea dominar los partidos sin dar mil toques «centrocuentistas», atacar con velocidad para rematar en cuatro pases y utilizar el contragolpe para desatascar situaciones. Y los refuerzos que desearía para el Real Madrid, si acepta la proposición de Florentino Pérez, concuerdan con los que el club atacará una vez finalizada la temporada. Hazard, Eriksen, Militao, Kane, Mbappé, Neymar y Junior Firpo forman parte de esa lista. Unas adquisiciones que también aceptarán Mourinho, Klopp o Low si uno de ellos es el elegido.

«Zidane, Mourinho, Klopp, todos están en la lista de candidatos. No tenemos prisa, lo importante es decidir con tranquilidad para elegir bien el entrenador»

La terna está abierta. «Zidane, Mourinho, Klopp, todos están en la lista de candidatos a entrenar al Real Madrid la próxima temporada», señala el club. «No tenemos ninguna prisa, lo único importante es elegir bien».

La entidad observa que Mourinho se postula cada día con descaro para dirigir al Real Madrid ya. A la entidad no le importa la tensa relación que el portugués mantenía con la prensa española hace seis años. Si es el seleccionado, será por su capacidad para hacer un cambio total del equipo. Conte también está libre. Klopp se encuentra a expensas de lo que haga el Liverpool para contestar. Low debe decidir si deja la selección alemana para venir «al Real». Allegri ya ha dicho que deja a la Juventus y «espera» al Real Madrid. Y Zidane tiene en su mano ser de nuevo el entrenador blanco.

Emilio Butragueño es el hombre que contactó con Zinedine para ofrecerle el mando de la nueva plantilla una vez acabada la temporada. Es el enlace para conseguir su retorno. El marsellés se lo piensa. El club madrileño hará la lista de bajas sin inmiscuir en ese trabajo ingrato al entrenador que finalmente sucederá a Solari. Una lista de descartes que, como la de posibles altas, también se encuentra muy definida. El mal rendimiento de varios futbolistas a lo largo de la campaña les ha señalado sin dejar opción a otra opinión. Después, todo dependerá de las ofertas o de los intercambios que pueden hacerse con otros equipos.

Un refuerzo por línea

Las cartas están marcadas. El proyecto del Real Madrid es renovar el plantel con un fichaje importante por línea, que pueden ser dos en el ataque, novedades que significarán la baja de al menos cinco hombres.

Zidane concuerda con la planificación de la dirección deportiva, porque algunos de esos refuerzos ya los deseaba el año pasado antes de marcharse. El objetivo es fichar un defensa central que luche junto a Varane por el puesto, un lateral izquierdo que compita con Reguilón, un centrocampista, un delantero de creación como Hazard y un ariete. El caso del extremo belga es un fichaje específico.

Militao, actualmente defensa del Oporto, sería el central. Cuesta 50 millones. Jesús Vallejo, roto por las lesiones, se marcharía cedido para disfrutar de una continuidad de partidos y comprobar si se gana el regreso al primer plantel.

El bético Junior Firpo es el lateral izquierdo. El Real Madrid está dispuesto a pagar 30 millones. La explosión de Reguilón ha cubierto una posición que necesitaba sangre nueva ante el ocaso físico de Marcelo, lacerado por seis lesiones en medio año. Junior puede venir para competir con Reguilón y hacer crecer el nivel en ese puesto, que estaría muy bien resguardado. Marcelo ya ha manifestado que si no cuentan con él se marchará. Tiene una oferta de la Juventus.

Eriksen es el primer mediocampista creador que desea el conjunto blanco. El primer problema es su precio, 140 millones. El segundo es negociar con Daniel Levy, presidente del Tottenham, que también constata que el Madrid incluye en su ristra de fichajes otro jugador de su plantel, Kane, cuyo coste sitúa en 200 millones.

El United pretende a Bale

Hazard, figura del Chelsea, es el otro reto del club blanco. Su precio ronda los 125 millones, pues si no es traspasado este verano quedará libre en 2020. El castigo internacional impuesto al equipo londinense, que no puede fichar durante un año, es un problema que fustiga la operación. Mbappé y Neymar son las otras cartas guardadas para la delantera.

Bale, Isco y Mariano forman el «pack» inicial de posibles traspasos que dejarían hueco a los fichajes en la línea media y en la delantera. El galés es pretendido por el Manchester United, pero podría retornar al Tottenham en un intercambio con Eriksen. Mariano dependerá del ariete que se contrate, una apuesta prioritaria en el nuevo proyecto.