Marcelo sobre Isco: "Si te pitan, tienes que cambiar algo" - Atlas
Champions League

¿Por qué no quiso Isco el brazalete de capitán?

Los jugadores y el técnico del conjunto blanco coincidieron en que había sido uno de los peores partidos europeos en mucho tiempo

R. Cañizares
Actualizado:

Los 2,7 millones de euros que dejó de sumar anoche el Real Madrid son bastante menos dolorosos que la sonrojante derrota y la pésima imagen dada por el equipo blanco en un partido sin trascendencia deportiva, pero con consecuencias para un grupo de jugadores que sigue dando síntomas de agotamiento. Ni el cambio de entrenador ni una cierta mejoría en los resultados han servido para darle fiabilidad a un Real Madrid que ha perdido 8 de los 24 partidos de la temporada. Un tercio de derrotas, muchas de ellas impropias de la historia del club más laureado del mundo: «No hemos sido contundentes ni en nuestro área ni en la del rival. Es verdad que dominamos el juego y el espacio durante la primera media hora, pero no concretamos las ocasiones y nuestra segunda parte fue mala. No me gustó. Se puede ir perdiendo y hacer cosas diferentes. No hemos reaccionado bien a sus goles», explicó Solari, mientras tragaba saliva ante una cornada aún mayor que la de Éibar.

El técnico argentino estuvo comedido y escaso en sus explicaciones, buscando no hurgar en una herida que debe cicatrizar lo antes posible, con el Mundial de Clubes en un parpadeo. Si el aficionado o los medios quieren hacer sangre, él quiere todo el protagonismo: «Soy el responsable del resultado y del once. Asumo el riesgo de darle minutos a futbolistas que no juegan mucho y a algunos que regresan de lesión y necesitan rodaje».

Mal partido de Marcelo

De este segundo grupo, sobresalió el mal partido de Marcelo. Lento, perezoso en defensa e inexistente en ataque, los dos primeros goles vienen desde su banda. Si Solari justificaba su ausencia de los dos últimos partidos argumentado su falta de forma, ayer demostró justamente eso: « Trabajaremos para encontrar su mejor versión».

La opinión del brasileño se alejaba de la crítica general. El segundo capitán blanco no vio desgana en su equipo y se excusó en las muchas ocasiones falladas por los suyos. No se sabe qué partido vio Marcelo desde el campo, pero, como según él los periodistas no saben de fútbol, mejor que lo explique él: «No podemos dar esta imagen. Si la afición te pita está en su derecho de hacerlo y quizás tenemos algo que cambiar, pero estábamos clasificados y no ha faltado actitud. Lo hemos intentando desde el minuto uno, hemos tirado 14-15 veces y ellos nos ha metido tres goles en tres disparos».

Los pitos a Isco, que no quiso ponerse el brazalete cuando Marcelo fue sustituido –«Me pidió que se lo diera a Carvajal, no sé por qué», explicó el brasileño–, no encontraron una explicación generosa de Solari, preocupado más por el colectivo que por las cuitas del andaluz con el público: «Es frustrante perder así en casa y la afición de expresa de esa manera porque no le gusta el juego y los resultados, como tampoco nos gusta a nosotros».

Carvajal sí fue más espléndido con el del Arroyo de la Miel: «Ni he visto el gesto ni me he fijado en los pitidos. Llevo muchos años con él, Isco es un jugador valiente; cuando las cosas no le van bien, quiere el balón, no desaparece y eso es de valorar».

Butragueño también echó agua al fuego, dejando en duda que el «22» se hubiera encarado con una parte del público, algo que las imágenes de televisión muestran claramente: «Intuyo que él reclama córner, pero tenemos que estar unidos, sobre todo cuando la situación es adversa. Los pitos nos debilitan».

Butragueño, templado

El director de Relaciones Institucionales del Real Madrid hizo una lectura templada del partido, en la misma tónica que Marcelo: «No estamos acostumbrados a perder en casa y en la Champions, pero es un resultado excesivo. Tampoco el equipo merecía un castigo tan severo. El partido empezó muy bien para nosotros y el resultado al descanso no reflejaba la realidad».

El cuerpo no le dio a nadie para valorar el posible cruce que salga del lunes en el sorteo de los octavos. Fue tan hiriente el 0-3, que ni siquiera sabía Solari cuándo es el sorteo: «Ahora lo que tenemos que hacer es pensar en el Rayo y luego en el Mundial de Clubes. La Champions no vuelve hasta febrero y no sé ni cuándo se sortean los octavos».

En el bombo, el Madrid tendrá seis posibles rivales, y algunos de ellos son bastante peligrosos. Sobre todo los tres posibles oponentes ingleses. Liverpool, United y Tottenham tienen equipo y plantilla para darle un susto a los blancos. Y en caso de los dos primeros hay cuentas pendientes que le darían bastante morbo a las eliminatorias. Schalke, Lyon y Ajax, en cambio, parecen rivales asequibles.