Real Madrid

El plan de Zidane para explotar a Hazard

El belga funciona mejor por la banda izquierda, no como media punta central, sea en un 4-4-2 o en un 4-2-3-1, y su conexión idónea es Benzema

Tomás González-Martín
Actualizado:

Zidane ensaya su teatro de los sueños con el fin de hacerlos realidad. El Real Madrid ha fichado a una de sus peticiones, Hazard, y ahora debe conseguir que el actor luzca en escena. El entrenador busca las formas de explotar mejor sus cualidades. Hay que tener paciencia, la Liga no ha comenzado y el madridismo ansioso quiere que su equipo funcione ya como si disputara la Champions. Muchos futbolistas, entre ellos Hazard, aún no han adquirido un buena puesta a punto. «Esto se llama pretemporada», recalca Benzema. Quedan dos semanas de preparación, decisivas para alcanzar un tono físico competitivo, y el técnico ha ensayado tres sistemas de juego con el fin de lograr el mejor encaje de la estrella nacida en La Louviere.

Entrar al área desde atrás: Zizou piensa que el belga debe jugar por su banda con libertad de acción, como hacía Cristiano

Zizou ha probado tres sistemas con Hazard y ha tomado dos decisiones. La primera, que el belga funciona mejor por la izquierda, con libertad de movimientos para penetrar hacia el área y disparar o hacer pared, como jugaba Cristiano. Colocar a «Eden» como media punta central elimina el peligro de su regate, pues juega de espaldas y sin espacios. La segunda decisión del técnico es que el 4-3-3 clásico pasa a la reserva. Será aplicado en pocas ocasiones. El francés impondrá dos esquemas, el 4-4-2 y el 4-2-3-1, que son igualmente ofensivos, pero que deben arropar mejor la retaguardia. Dos tácticas en las que Hazard será centrocampista y media punta, siempre por la izquierda, buscando explotar su regate.

Habrá poca misión defensiva para la nueva referencia del equipo, pues el objetivo es que haga daño con su finta, sus centros y su capacidad rematadora. Hay que destacar que anotó 21 tantos y dio 17 en su última campaña. No es solo un mediocampista creativo, tiene gol.

Los primeros veinte días de la pretemporada han demostrado que los buenos siempre se entienden. Benzema ha sido el mejor enlace de Hazard. El número «50» se ha sentido a gusto al realizar combinaciones y paredes con el «9», que ha comprendido sus movimientos para abrirle pasillo hacia la banda o por el interior.

Con Benzema se entiende «a ciegas», sin mirarle

Para Karim ha sido sencillo. Estuvo nueve años haciendo esa labor con Cristiano. La diferencia es que ahora Benzema ejerce de rematador, pues Hazard no es un ariete, ni lo pretende. La virtud del belga es dar el pase decisivo, al propio Benzema, o disparar a puerta con su penetración desde atrás en diagonal. El «9» sabe discernir por su experiencia cuando tiene que hacer hueco a su compañero para que busque el gol o cuando realizar la pared para rematar él mismo. Son dos de las jugadas que ensaya Zidane.

Hay una tercera, en la que Marcelo, Mendy antes de lesionarse, enlaza con ambos desde la izquierda y al final Hazard y Benzema combinan cerca del área para conseguir el disparo, sea del uno o del otro. Los buenos se entienden y lo que Zinedine destaca es que el egoísmo cero de Karim le hace mucho bien al equipo. El responsable del plantel ansía que el número 50 adquiera pronto un buen estado de forma para que la calidad de esa compenetración la observen los aficionados. Zizou ya ha comprobado que lo dos se entienden sin mirarse.

El ensayo que le falta por realizar a Zidane es mantener al belga como centrocampista zurdo en el 4-4-2 y que los puntas sean Benzema y Vinicius por su zona natural, esa misma banda izquierda. El brasileño ha sido destinado al flanco derecho para que se adapte al cambio de pierna y pierde efectividad. Es joven y puede acoplarse.

Los partidos ante el Salzburgo, el miércoles, y la Roma, el siguiente domingo, serán las últimas pruebas antes del estreno de la Liga en Vigo, donde Hazard tiene el reto de presentarse con un buen nivel de prestaciones.