Vídeo: El Real Madrid presenta a Eden Hazard con un vídeo intimidador

Real MadridHazard resucita la era galáctica

El fichaje del belga retrotrae al Madrid de las grandes estrellas de principios de siglo

Hazard, fichado: cobrará 11 millones netos por año, menos que el capitán, Ramos, que percibe 12

Hazard, presentación en directo

Rubén Cañizares
MadridActualizado:

Los 16 años de Florentino como presidente del Real Madrid tienen varios puntos de inflexión, muchos de ellos cimentados en su pionera materia de fichajes que marcó un antes y un después en la historia del fútbol. Nunca antes un presidente había logrado llegar al Real Madrid, o a cualquier otro club, fichando a la estrella de su máximo enemigo deportivo. La contratación de Figo en junio del año 2000 provocó tal terremoto en el deporte rey que ya nada fue igual. Florentino, con el espejo de don Santiago Bernabéu muy presente, modernizó un modelo de gestión de club que muchos otro dirigentes han intentando imitar en lo que va de siglo, con más o menos suerte, pero sin el carisma de Pérez. Cada verano, Florentino llenaba las playas de toda España con los diarios deportivos y generalistas más populares, ávidos los aficionados de conocer la última hora de la futura estrella que estaba cayendo en el poder de persuasión del presidente del Real Madrid.

Su modelo para el club blanco tuvo una exitosa primera etapa de corto recorrido, pero el cosquilleo que generaba Florentino, no solo en el aficionado blanco sino en el amante del fútbol, cuando se quitaba la chaqueta del traje y se remangaba la camisa, era una sensación que nunca antes se había vivido en el fútbol si no había un título de por medio. Así lo confesaba Valdano en los corrillos con los periodistas cuando se le preguntaba por cómo se había gestado y cerrado cada uno de los galácticos que verano tras verano se sacaba de la chistera Florentino Pérez.

[Todos los detalles de la operación]

Tras abonar los 60 millones de cláusula de Figo, como impactante tarjeta de presentación, vino Zidane doce meses después. 72 millones de euros pagó el Real Madrid por el francés, que como Figo venía con el Balón de Oro bajo su brazo. Era el verano de 2001 aquella cantidad se consideró una locura complicada de repetir. Hoy, hasta los defensas son más caros que un Zidane.

Tras portugués y galo, llegó Ronaldo Nazario (45 millones), seguramente el mejor ‘9’ de la historia, y posiblemente el mejor futbolista del mundo si las lesiones no le hubieran maltratado sus dos rodillas. Ahí es donde nació la leyenda de Florentino y su camisa remangada. A las 23.00 horas del 31 de agosto de 2002, a solo sesenta minutos del cierre de mercado y tras más de dos meses de negociaciones, el presidente del Madrid dejó por un instante su impoluta imagen para cerrar otro fichaje de autor que llenó horas y horas de radio y televisión y páginas y más páginas de periódicos.

2009, verano explosivo

Tras el brasileño, vinieron Beckham (36 millones) y Owen (12), el último galáctico antes de la dimisión de Pérez, en febrero de 2006. Tres años de ausencia que compensó con creces en el verano de 2009, cuando inició su segundo mandato al frente del Real Madrid. Cristiano, Kaká, Benzema y Xabi Alonso de una tacada. Los tres primeros, llenaron el Santiago Bernabéu en unas presentaciones nunca vistas antes. Figuras sobre el verde y también una para el banquillo, con la llegada de José Mourinho. En 2013, agotada la etapa del técnico luso, se inició una remodelación del equipo que se escenificó en los 91 millones por Gareth Bale. El galés fue el último galáctico de Florentino... hasta este 2019.

Seis años después, y tras varios veranos de una política de fichajes distinta a la que impactó al planeta fútbol, el Madrid vuelve a hacerse con un crack mundial, que se convierte en la contratación más cara de la historia del club. Anoche se hizo oficial que Eden Hazard se convierte en jugador blanco, previo pago al Chelsea de 100 millones de euros más 20 en variables, llevará el siete a la espalda y será el elegido para liderar el nuevo Madrid de Zidane. Un traspaso con culebrón incluido, como en su momento ocurrió con Figo, Zidane o Beckham, y como confesó el propio presidente asegurando que llevaba varios años detrás de él. Ahora, aprovechando que el belga termina contrato en 2020, y el deseo del jugador de vestir de blanco, condición siempre indispensable en los fichajes galácticos de Florentino, el Real Madrid vuelve a cerrar un top cinco mundial que hace revivir la era galáctica.