Real Madrid«Probablemente poner un nombre corporativo al Bernabéu sería una equivocación»

David Hopkinson, el «galáctico» jefe de patrocinios, analiza los retos del club fuera del terreno de juego

Actualizado:

Antes de la llegada al Real Madrid de Eden Hazard, el último futbolista considerado «galáctico», Florentino Pérez se había hecho con los servicios de otra pieza fundamental para los éxitos del club blanco en el futuro, aunque en su caso fuera del terreno de juego. Se trata de David Hopkinson, que hace un año se convirtió en jefe de patrocinios de la entidad. Uno de sus principales objetivos era, a priori, vender el nombre del próximamente remodelado Santiago Bernabéu. Sin embargo, en una entrevista reciente para la web del 'World Football Summit', el ejecutivo canadiense ha negado que estén buscando un patrocinador para el estadio.

Responsable de algunos de los acuerdos más importantes para renombrar estadios en Estados Unidos y Canadá, Hopkinson asegura que «cualquier cosa es posible» cuando es cuestionado por el Bernabéu como un icono para la afición madridista y la dificultad de cambiarle el nombre o añadirle un «apellido».

«Creo que cualquier cosa es posible, pero no estamos trabajando en ello ahora. Mi opinión personal es que tenemos un conjunto extraordinario de oportunidades de ingresos que no implican cambiar el nombre del estadio. No estoy seguro de si poner un nombre corporativo sería lo correcto, de hecho, probablemente sería una equivocación. Hay ciertos lugares en todo el mundo que son tan icónicos, como Old Trafford, el Madison Square Garden... que no se beneficiarán de un nombre corporativo. Mi creencia es que el Estadio Santiago Bernabéu es uno de esos lugares».

La profunda transformación del estadio

El canadiense considera que la renovación del estadio supondrá una profunda transformación para el club. «Si nos fijamos en la historia del club, durante los últimos 117 años, la construcción del Bernabéu fue un gran punto de inflexión. Se desbloquearon nuevos capítulos de crecimiento en la historia del club. Y vamos a hacer exactamente lo mismo ahora. Estoy entusiasmado con esto porque no solo es una renovación, es una renovación tan extensa que raya con una reconstrucción y esta será una verdadera modernización de las instalaciones. Techo retráctil, servicios de primera calidad, un conjunto completamente diferente de experiencias para fanáticos y además todo lo que podemos hacer digitalmente para cambiar la forma en que nuestros aficionados vivan los partidos. Creo que será un momento crucial en la larga historia de este club».

«Creo que este edificio va a cambiar, una vez que se haya completado, la cara del fútbol a nivel mundial y, ciertamente, cambiará la cara de Madrid, tanto dentro como fuera del deporte», añade.

Cuestionado por el éxito de esas nuevas actividades y servicios que los aficionados podrán disfrutar con la remodelación del Bernabéu, habituales en Estados Unidos o Canadá pero que nunca han llegado a triunfar de igual manera en Europa, argumenta que tratará de acertar con los gustos de los aficionados.

«Tenemos que probar cosas»

«He tenido el privilegio de trabajar con dos franquicias diferentes: una en la NBA, los Raptors y los Maple Leafs de la NHL. Realizamos espectáculos muy diferentes, experiencias de entretenimiento muy diferentes. En la NBA, mucha música, alta energía, equipo de baile, mascota... un espectáculo tradicional de la NBA. Pero un programa de hockey es diferente, la música es diferente, el uso de la mascota es diferente, no hay bailarines... Lo que tenemos que hacer es ver qué funciona para esta audiencia. Intentaremos algunas cosas y creo que algunas van a funcionar muy bien desde el principio, otras funcionarán bien con el tiempo y algunas no funcionarán. Pero eso esta bien. Tenemos que probar cosas, tenemos que experimentar, tenemos que construir nuestros éxitos y tratar de entender por qué algunas cosas fallaron».

El entrevistador recuerda a Hopkinson que el Real Madrid es globalmente reconocido por una esencia única y éste asegura que cree haber aprendido mucho sobre cómo es aunque aún está «en el proceso de aprendizaje» y no ve estas raíces y valores tradicionales del club blanco como un obstáculo a las nuevas ideas que pretende aplicar.

«No creo que nos limite sino que abre un conjunto de oportunidades completamente nuevo. Nuestros valores no solo son los que expresamos, sino algunas de las cosas que nos hacen diferentes. Este es un club de propiedad de sus socios. El propósito de esta organización es ganar y hacer el bien en el mundo. Hay algunas organizaciones deportivas cuyo propósito es hacer que un hombre rico sea aún más rico. Eso no es lo que hacemos aquí, no hay desalineación entre lo que decimos que estamos tratando de hacer y lo que realmente estamos haciendo. Esa esencia de nuestro conjunto de valores es realmente atractiva para las organizaciones con las que asociarse», explica.

«Este es el club más popular del mundo en el juego más popular del mundo. Realmente tenemos una oportunidad global. Sé que todos y cada uno de nuestros socios y todos y cada uno de nuestros aficionados quieren ver crecer al club. En la medida en que podamos crecer y respetar los valores y tradiciones del club, creo que no hay problema alguno. En la medida en que a veces necesitamos ver el impacto de lo que Big Data puede hacer por nuestra organización, qué oportunidades globales tenemos en las redes sociales, qué puede hacer eso por la organización. Estas son algunas cosas que son nuevas, representan un cambio, pero son solo positivas y solo se alinean con el crecimiento del club».

Preguntado por cómo querría que se recordase su paso por el club español, confiesa que «dentro de 5 años tendremos un club y un negocio que es bastante diferente al que tenemos hoy, en un hogar diferente y haciendo las cosas de una manera diferente. Y me gustaría ser recordado como uno de los arquitectos que ayudó a que todo fuera un éxito».