Real Madrid

El tren de los olvidados

Zidane convoca y puede alinear ante el Rayo a Mariano, Llorente y Ceballos, tres hombres que no han contado para él y a los que aconsejará irse

Actualizado:

Zinedine Zidane asegura que no tiene el poder de los fichajes, porque no manda ni en su casa, donde reina Veronique, pero el entrenador del Real Madrid sí tiene la potestad de exponer a la dirección deportiva del club la lista de futbolistas actuales con los contará y no contará, y en este segundo capitulo hay tres hombres que han sentido su descarte desde que el francés regresó al mando del equipo el 11 de marzo: Marcos Llorente, Mariano Díaz Mejía y Dani Ceballos.

El responsable de la plantilla subraya que su faceta más dura es decir a varios futbolistas que se entrenan bien que no entran ni en la lista del banquillo. Estos tres jugadores han sufrido más que nadie esa sensación. Hoy este sentimiento ha cambiado, aunque sea por un día: Llorente, Mariano y Ceballos fueron concentrados por Zidane para enfrentarse esta noche al Rayo Vallecano y poseen bastantes opciones de jugar, especialmente el ariete, pues Benzema será baja durante tres semanas por una lesión en el bíceps femoral de la pierna izquierda. La acumulación de tres encuentros en siete días concede otra oportunidad a tres profesionales que no tienen hueco en la planificación futura del marsellés y así se lo ha dicho con hechos.

Pueden jugar hoy en Vallecas: Mariano espera suplir a Benzema lesionado; Marcos Llorente y Ceballos también aspiran a ser titulares

«Si (los futbolistas) tienen contrato se pueden quedar aunque sepan que no van a jugar, pero creo que la intención de todos es jugar al fútbol ¿No? Si a mí me preguntas, quiero jugar más en otro sitio». La respuesta de Zinedine no incluía nombres, pero expresaba el consejo que dará a los profesionales que no tendrán protagonismo con él. Los tres se encuentran en ese tren.

El segundo plano que vive Llorente desde que «Zizou» regresó genera numerosas polémicas futbolísticas. Únicamente ha disputado 79 minutos con el tercer técnico de la temporada. Es un creador de juego espléndido y muchos aficionados no comprenden su ostracismo. Ha disputado 999 minutos de competición, diseminados en catorce partidos, y anotó dos goles muy significativos, en Roma y en el Mundial de Clubes, donde fue elegido el mejor futbolista.

El preparador marsellés le conoce de las categorías inferiores y ha dejado esta frase sutil: «Cuando tuvo continuidad de partidos en el Alavés rindió muy bien». Era su manera de decir que le conviene volver a disfrutar ese ritmo de competición en otro club. Esta postura hace presagiar el fichaje de un hombre para ese cometido, pero no hay nada concretado.

La suplencia constante de Ceballos es otro dato sintomático. Internacional con Luis Enrique, hombre importante en la selección española, no entra en los sistemas del entrenador madridista. Ha jugado 119 minutos en los siete encuentros dirigidos por el marsellés, que tampoco contó con él en la campaña anterior. El mensaje es claro. Hoy espera tener minutos, pero si desea una continuidad deberá marcharse.

La misma situación vive Mariano, el hombre que menos ha competido este año, destrozado por las lesiones. La Copa era su estrado principal en diciembre y enero, pero no pudo jugarla, roto por la sucesión de dolencias. Cuando Benzema no estaba, el hispanodominicano no pudo ser el delantero que el Real Madrid rogaba para encontrar el gol. Y cuando saltó al campo, los postes dejaron sin acierto sus excelentes remates de cabeza. Pagaba su ansiedad por demostrar su valía en los segundos tiempos. Solo ha recibido 31 minutos de Zidane. Esta noche quiere ser titular. El futuro no le dará esa posibilidad. Si quiere jugar, tendrá que irse. La entidad busca un «nueve». Y Raúl de Tomás le ha ganado la «pole position» interna de la casa.