Real Madrid

Vinicius, reválida en el Camp Nou

Se ha convertido en el mejor jugador del Madrid; su velocidad y su regate han transformado al equipo blanco, pero hasta hoy no ha jugado un partido de alto calibre. El Barcelona le examina

Actualizado:

Ha revolucionado al madridismo con sus internadas, sus pases y sus goles, pero hasta ahora no ha jugado un partido de máximo calibre con el Real Madrid. Solari decidirá que el Barcelona sea su primera reválida en el fútbol español. Vinicius vivirá en el Camp Nou, a los 18 años, su primer examen «cum laude» entre dos grandes de España y de Europa.

Llegó al Real Madrid en el mes de julio sin las fanfarrias de una adquisición estelar. Tenía 18 años, había costado 45 millones y debía crecer en el conjunto blanco para ser un futbolista importante. Ocho meses más tarde, se ha convertido en el líder de la fe del madridismo.

Llegó en el mes de julio sin las fanfarrias de un fichaje estelar, tenía 18 años y había costado 45 millones; hoy se ha convertido en el líder de la fe del madridismo»

Con la tranquilidad descarada que aporta la juventud, se ha transformado en el mejor futbolista del campeón de Europa simplemente por mostrar en el césped su desparpajo traducido en velocidad punta, por enseñar el regate que ejecutaba en su barrio de Sao Gonzalo, por realizar los cambios de ritmo que le hicieron descollar en Brasil con solo 16 años. Dos más tarde ha conquistado el estadio de los sueños de miles de jugadores con las ganas de un chaval que piensa en ser Pelé, con esa ausencia de presión que le permite arriesgar sin miedo y encarar una y otra vez a los rivales sin temor a perder el balón. Es su forma de sentir el fútbol, la que expresan las grandes figuras brasileñas, que solo entienden el juego si driblan al enemigo en un duelo personal que es el aliciente de su idiosincrasia.

«Juega como en su barrio»

«Juega en el Real Madrid como lo hacía de pequeño», destaca un amigo que ha vivido con él en su casa de la capital de España cuando su trabajo se lo permite. Con sus amigos juega a la play, en un ambiente familiar que emula al que tenía en Brasil. Es su mejor manera de vivir sin tener morriña del país. Vinicius es el nuevo armamento del Real Madrid para intentar vencer al Barcelona en los tres cásicos que nos acechan. El chico espera estar a la altura, no quiere decepcionar, pero su edad le concede árnica para no juzgar su carrera por su estreno en un clásico.

[ Encuesta: ¿Está el Real Madrid en condiciones de ganar al Barça?]

El brasileño pasó a tener precisamente protagonismo de verdad tras la goleada sufrida por los blancos en el Camp Nou el 28 de octubre, aquel 5-1 que significó el despido de Lopetegui. Solari tomó las riendas del equipo unos días después y le alineó frente al Melilla en Copa, para sacarle como revulsivo en la siguiente jornada liguera, frente al Valladolid. Vinicius marcó el primer de los dos goles madridistas ante los blanquivioletas. Así empezó un camino que le ha llevado a la titularidad.

El muchacho se ha ganado el puesto. Es el mejor delantero del Real Madrid y la afición confía en él para atacar el clásico copero de mañana en la ciudad Condal. Los seguidores del campeón de Europa manifiestan que debe ser titular en Barcelona. Es uno de los pocos jugadores que siempre intenta regatear a los contrarios. El chaval sueña con ser titular y consagrarse en el Camp Nou.

El chico comenta que ha mejorado mucho la eficacia de su juego desde que debutó el 29 de septiembre frente al Atlético. Solari y los veteranos le han enseñado a combinar muchas jugadas diferentes en ataque. Realiza paredes con Benzema y Reguilón para penetrar también por el centro, un guión que antes no practicaba. «Ha crecido mucho como futbolista en estos meses», indica Solari. Es su talismán.