Vídeo: Zidane: «Jugar para nada es complicado»

Real MadridZidane dictó la reacción con «cuatro cosas bien dichas»

El técnico pidió a sus hombres orgullo, que corrieran mucho más, que lo dieran todo, que jugaran juntos y que presionaran arriba

Actualizado:

Florentino Pérez recuperó a Zidane en plena temporada para calmar a la grada, serenar al equipo y comenzar con cuatro meses de antelación una remodelación que exige tiento en los fichajes y acierto en los descartes. El entrenador pudo haberse cubierto las espaldas y llegar en junio. El presidente le pidió que viniera ahora porque eran necesarios sus códigos de orgullo, de futbolista y de técnico para aplicarlos en un plantel dolido. Ayer, Zinedine dio un golpe de entrenador en el intermedio del partido con el fin de remontar una situación adversa dentro y fuera del campo.

Inyectó en sus hombres la necesidad de mostrar la dignidad profesional que debe tener un jugador. Era un momento delicado, con un gol en contra y pitos del público. «Lo de fuera no ayuda», expuso el francés. Con el ambiente crispado, el Real Madrid revolucionó su estado de ánimo, pasó a dominar, anotó dos goles y venció. Benzema tuvo otras cuatro ocasiones para marcar. Sergio Reguilón desveló la actuación del preparador en el intermedio: «Nos dijo cuatro cosas bien dichas y salimos a por el partido».

Zidane, humilde, se quita méritos: «Los jugadores fueron los que reaccionaron, corrieron, se ayudaron y ganaron»

Zidane no quiso apuntarse el tanto. En sus respuestas explicó todo los que les pidió. Y lo cumplieron. «Hablamos en el descanso, pero fueron los jugadores quienes reaccionaron, quienes corrieron más, quienes se ayudaron, quienes estuvieron más juntos y quienes marcaron los goles». Esas fueron las claves.

«Zizxou» les exigió que demostraran toda su calidad con una entrega física absoluta. Sabía, por experiencia, la razón del sufrimiento vivido en el primer tiempo: «Falta confianza en los jugadores y debíamos superar ese estado». Su charla en el vestuario fue decisiva. Les tocó el orgullo.

Zidane acudió a la llamada de Florentino Pérez para mejorar un equipo tocado. Lo sabía. Ahora intenta superar ese escollo psicologico con su labor diaria: «No es fácil jugar cuando no se aspira a un título. Queremos ser segundos en la tabla y ganar los siete partidos que nos quedan».

No quiso hablar del futuro de Bale: «Ya veremos qué sucede con Gareth. Tiene contrato». Dio descanso a Ramos y Casemiro porque desea observar a todo su plantel. Reguilón y Valverde realizaron un buen encuentro. Continuará con las rotaciones. Realiza un análisis minucioso de cada uno de sus pupilos para planificar el equipo del futuro.